• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Ricardo Ileyassoff - El rey está siempre desnudo. La experiencia anamórfica de un psicoanalista ciego.


08/08/2013 - Plenario Abierto





La ceguera no comporta la desaparición del mundo visible, solo determina su interiorización. No vemos con nuestros ojos. Ellos son solo un instrumento físico de una utilidad práctica inestimable, que no agota el fenómeno de la visión. La imaginación visual, continua a operar mediante el tacto, el oído y el lenguaje. En "El ojo de la mente" el neurólogo Oliver Sacks dice que la palabra permite ver a los ciegos con los ojos de los otros.

Un ciego que ve puede trascender el engaño de las apariencias, superando la barrera que imponen las vestiduras, la expresión de los rostros y sobre todo el poder de la mirada. Esto significa paradojalmente que a sus ojos el rey está siempre desnudo. Es una suerte de visión anamórfica que me evoca el cuadro "Los Embajadores" de Hans Holbein, en el que una calavera escondida solo se muestra a la mirada desde una perspectiva oblicua. El cuadro revela la caducidad de las cosas que permanece oculta al ojo atrapado por las imágenes de la vanidad.

En "Anamorfosis o thaumaturgus opticus" de Jurgis Baltrusaitis, señala que no se trata sólo de un fenómeno exclusivo de la pintura, también se encuentra en la literatura y en la experiencia mística. Es el caso de la novela "Los Embajadores" de Henry James, inspirada en el homónimo cuadro de Holbein, o, el "Sermón sobre la Providencia" de Bossuet.