Declaración del Colegio de Psicoanalistas ante la crítica situación del sistema de salud

publicado en: Destacados | 0

El Colegio de Psicoanalistas, institución conformada en su mayoría por profesionales con muchos años de ejercicio del psicoanálisis, observa con preocupación la extrema gravedad de la situación sanitaria en nuestro país. Los servicios de terapia intensiva médicos están colapsados, tal como lo han hecho saber en estos días las Dras. Estenssoro y Reina (Presidenta de la SATI), el Dr. Dubin, y profesores de la UBA, señalando que también  están en una situación de colapso los profesionales intensivistas.

La apertura de actividades y por tanto la mayor  circulación de la población coincide con un relajamiento de los cuidados necesarios para evitar los contagios.

No es de extrañar lo que ocurre: los psicoanalistas conocemos muy bien dos mecanismos primitivos del funcionamiento psíquico ante situaciones traumáticas: el rechazo de la percepción de los datos de la realidad y el mecanismo de la aceptación y negación simultáneos de dicha percepción. Lo cual lleva a una suerte de negacionismo, en muchos casos alimentado por los medios, que genera conductas sociales de un enorme riesgo individual y colectivo.

Recomendamos a quienes tienen la indeclinable responsabilidad del cuidado de la vida de los ciudadanos que:

1° Informen sin eufemismos la situación que estamos viviendo, haciendo un uso correcto de los datos estadísticos y evitando la manipulación política de los mismos, para poder producir acciones acordes con la gravedad de lo que ocurre.

2° No generen confusión y falsas expectativas con actos como la apertura de actividades, o transmitir que todo está mejorando (incluyendo en esto anuncios sobre vacunas que aún no han sido comprobadas en su eficacia)

3° No difundan cifras de ocupación de camas de UTI que no se corresponden con la realidad

4° También ubiquen en el centro de la agenda estatal este tema, quedando los demás en un lugar secundario.

Estas recomendaciones intentan evitar que en los comportamientos de la población prevalezcan los mecanismos psíquicos mencionados, favoreciendo el negacionismo de la pandemia y la contagiosidad del virus, lo que puede tener efectos devastadores en el sistema sanitario y, por tanto, costar la vida de miles de ciudadanos.

Así, también es necesario retomar la modalidad de inicio de la pandemia, de comunicaciones en cadena, claras, pero sin apelación al miedo y sí a la responsabilidad haciendo hincapié en el cuidado de todo el personal sanitario, de quien además todos dependemos para el cuidado de nuestras vidas.

El cuidado de dicho personal debe ser también económico, reconociendo debidamente el enorme esfuerzo y dedicación y el estado de vulnerabilidad en que se encuentran.

Finalmente, los medios masivos de comunicación deben transmitir de modo fehaciente lo que está sucediendo. Esperamos que los mecanismos psíquicos citados no encuentren su límite en una catástrofe sanitaria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *