• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Sexualidad, sexuación, Edipo


Publicada el 03/10/2014 por Yago Franco





Sexualidad, sexuación, Edipo: alteraciones en la teoría y en la clínica[1]

 

Yago Franco

 

 

 

 

Ya es hora de que nos demos cuenta de la disociación que se ha establecido entre el respeto que la obra freudiana sigue mereciendo, y la tirria que provocan a veces en la sociedad civil los enunciados repetidos, coagulados o incluso moralistas de los psicoanalistas que sostienen verdades acuñadas hace un siglo sin preguntarse por su vigencia y sin reposicionar sus núcleos de verdad en la época actual. Silvia Bleichmar

 

 

 

Nuevamente la sexualidad le genera interrogantes y es exigencia de trabajo -teórica y en la práctica cotidiana- para el psicoanálisis, tal como ocurrió en su origen con la histeria.

 

La significación de la sexualidad (que comprende el lugar de la sexualidad en la cultura, el orden de sexuación, el ordenamiento de género y sus características, etc.) ha cambiado notablemente durante el siglo XX. Dada la aceleración de la temporalidad hemos visto nosotros mismos buena parte de ese cambio,  no solamente en su ejercicio y su lugar en la cultura, sino en el modo de representar, en los afectos y los modelos identificatorios a partir de los dictados del Otro en relación a la misma, que pasaron de la exigencia de represión a la exigencia de goce.  Los modos de ser hombre, mujer, heterosexual, homosexual se han alterado; diversas modalidades (transgénero, travestismo, intersexualidad) parecen ir encontrado un modo de institución. Se ha pasado de una moral sexual cultural a otra. Y de un nerviosidad a otra.

El debate que propongo –para el cual haré desarrollos relativos a la teoría y a la clínica, también al orden socio-cultural- es sobre la alteración de esta significación: si esto es debido a  un estado de descomposición producto a su vez de la crisis de las significaciones de nuestra sociedad; o si se trata realmente de una nueva significación de hecho y de derecho (como entiendo que ocurrió en buena medida a partir de la intervención de Freud y de los movimientos de las mujeres, los jóvenes y los homosexuales durante el siglo XX); o si se trataría de una situación mestiza.

 

Antes de continuar, quisiera resaltar varias cuestiones:

que estos desarrollos se basan en la experiencia clínica (propia y de casos compartidos con colegas). Y señalar luego algunas advertencias que siempre tengo muy presentes:

 

Una es el cuidado en evitar el elogio de lo nuevo por lo nuevo mismo: un elemento central en nuestra sociedad de consumo. Como fue dicho hace unas semanas: no todo tiempo futuro es mejor, ni todo tiempo pasado lo fue.

La otra advertencia es la necesidad para el psicoanálisis de sostener el cuestionamiento de lo instituido. Lo cual no significa el cuestionamiento por el cuestionamiento mismo, sino que debemos dar cuenta y razón de qué instituidos sociales producen un malestar sobrante (Silvia Bleichmar), tal como Freud lo hizo con la represión social de la sexualidad, que le hizo hablar a un Marcuse de represión sobrante.

Y una tercera advertencia: para el tratamiento tanto clínico como teórico de ciertas problemáticas de la sexualidad (transgénero, intergénero, travestismo), escasea nuestra casuística (personalmente no tengo ninguna), lo cual no evita intentar elucidar algunas cuestiones que plantean para la teoría.

 

Edipo y orden de sexuación

 

Quiero comenzar por aquello que podemos considerar como el dispositivo que transmite el orden de sexuación, a partir de las significaciones referidas a la sexualidad, que coexisten con la transmisión inconsciente de los padres respecto de la misma, más allá de sus enunciados conscientes. Me refiero al Complejo de Edipo. Wilhelm Reich y Deleuze y Guattarí veían en el mismo una función de sujeción del individuo tanto en interés del orden patriarcal como en el de las clases dominantes y del Estado. Reich remarcaba que es en el Edipo donde incide el modo social imperante, fijando al sujeto a la fase edípica, ya que el sometimiento al padre favorece el sometimiento social. El sometimiento a la llamada Ley del Padre fue denunciado por Deleuze y Guattarí: el psicoanálisis quería hacer entrar en el molde del patriarcado a los sujetos, al confundir complejo de Edipo con sometimiento a una ley que no era interrogada.

 

Lacan –nos recordaba Carlos Guzzetti en su texto del año pasado- a su turno afirmaba que “…aquello en lo cual la teoría analítica concretiza la relación intersubjetiva, que es el Complejo de Edipo, tiene un valor de mito”. Cuestionando el triángulo clásico dirá “todo el esquema del Edipo debe ser criticado”. Pero puso en su lugar a la Ley del Padre, a la metáfora paterna y las diferentes versiones de la castración.

 

Laplanche a su vez se preguntará quién puede apostar a la subsistencia del Edipo freudiano, qué va a permanecer del mismo, y, al mismo tiempo, quién puede sostener que sin ello el ser humano dejaría de ser tal.

 

Para Jessica Benjamin –también nos recordaba Carlos Guzzetti-, el Edipo al restringir la diferencia sexual al par fálico/castrado, o varón/mujer, genera un binarismo que impide pensar dicha diferencia, la cual, a su vez, está regida por un código de dominación, que obstaculiza el reconocimiento de la alteridad. Esta autora feminista señala el poder dado al padre edípico.

 

Ya que he introducido a una autora feminista, es bueno recordar el reconocimiento que Freud hace a las feministas en Algunas consecuencias psíquicas de las diferencias sexuales anatómicas. Allí dirá que "La masculinidad y la feminidad puras no pasan de ser construcciones teóricas de contenido incierto". Este es un texto que Freud inicia con suma cautela, alertando acerca de que lo que desarrollará "requiere urgente verificación, antes de que sea posible decidir respecto de su valor o insignificancia", y en el cual termina sosteniendo que lo expuesto acerca de las consecuencias psíquicas de la distinción anatómica entre los sexos podrá ser mantenido "siempre que mis comprobaciones, basadas hasta ahora sólo en un puñado de casos, demuestren tener validez general y carácter típico". De no ser así, "serían meras contribuciones a nuestro conocimiento de los múltiples caminos que en su desarrollo puede recorrer la vida sexual”. 

 

Este texto es en el cual Freud refina la articulación entre Edipo y sexuación. Y en el cual, entiendo, se pueden observar dos lógicas, habitualmente presentes en su pensamiento. Una de ellas es lineal, responde a la lógica formal, y lo lleva a realizar afirmaciones taxativas: la primacía del pene es absoluta; el par fálico/castrado –ubicando al hombre de un lado y a la mujer del otro –, el complejo de castración y su tramitación, decidirán el camino hacia la masculinidad o feminidad. Pero hay otra lógica presente, laberíntica –que no se guía por los principios de identidad, de contradicción, de tercero excluido-, que lo lleva a hablar de la masculinidad y feminidad puras como construcciones teóricas de contenido incierto. Habla además de los múltiples caminos de la sexualidad. Estas dos lógicas –necesarias por otra parte- atraviesan el pensamiento de Freud, tal como ocurre con el texto que he citado, que más allá de sus advertencia ha permanecido como irrefutable para muchos autores y corrientes del psicoanálisis.

 

Entiendo que es urgente revisar conceptualizaciones que hacen girar sobre la masculinidad y lo paterno el universo del orden de sexuación humana, una concepción que -en general- ha ignorado la institución social de dicho ordenamiento.

Y que es necesario revisar si la teoría sexual infantil que significa a la diferencia sexual anatómica como una falta, responde a una suerte de teoría sexual cultural, derivada en este caso del orden patriarcal de sexuación. Que conduce a la lógica fálico/castrado, que en nuestra cultura señala a la mujer como a la que le falta y al hombre como aquel que tiene lo que a ella le falta, pero que puede perderlo.

Eso que conocemos como Edipo es un dispositivo de socialización de los sujetos, permite el labrado de su mundo identificatorio y pulsional, es un caldero de pasiones, y hay evidentemente una utilización que la sociedad realiza del mismo, haciendo variar de época en época su contenido, pretendiendo hacer ingresar a los sujetos en el orden instituido. Es el Otro a través de sus significaciones, modelos identificatorios, de sublimación y satisfacción del mundo pulsional, el que en cada período histórico instituye un orden de sexuación que es transmitido por el portavoz de la cultura y por los diversos medios de socialización de la psique. Aunque siempre estará sometido a la actividad figurativa y fantasmática de  ésta.

 

Lo universal y lo necesario (aunque no suficiente)

 

Lo que quiero remarcar son los pasos que sigue el sujeto humano en lo relativo a la sexuación –que, como veremos, coinciden con los de la estructuración de su psiquismo-. Nos encontramos así con situaciones universales, y con condiciones que deben estar presentes, necesarias pero no suficientes.

 

Hay así algunas situaciones universales, propias de la especie humana:

El estado de encuentro entre el infans y el mundo adulto. La asimetría: el infans, que nace en un estado de prematurés y desamparo, se encuentra con la sexualidad de los adultos, inconsciente y reprimida (en el mejor de los casos) que lo excede en su capacidad ligadora, y que es al mismo tiempo exigencia de trabajo para su psiquismo. En ese encuentro originario se producirá una atribución de género.

 

Esto lo ubica en un plano de  pasivización a manos de los adultos.

 

Luego tenemos la característica central de la psique humana: su desfuncionalización. Para este animal loco (Castoriadis) no hay fines canónicos para la satisfacción –tal como sí ocurre en los animales, que están adaptados y su psique es funcional-. Esta desfuncionalización lo es también para su sexualidad.

 

Pasamos entonces a condiciones que deben estar presentes:

 

Estas hacen necesaria la presencia de un objeto asistente que cumpla con funciones que seguidamente veremos, para favorecer la capacidad de figuración.

El placer mínimo que debe sentir la psique del infans para seguir invistiendo la actividad psíquica. Este placer debe ser simultáneo al placer que el objeto asistente experimenta. Se trata entonces del encuentro de dos experiencias de placer. Si el objeto asistente no experimenta placer en el encuentro deseante con el infans, este no podrá crear su experiencia de placer, basamento del fondo representativo.

 

El displacer mínimo que evitará la presencia indefinida de esa primera representación que llevaría finalmente a la muerte psíquica, impidiendo la emergencia de la creación de representaciones, afectos, deseos, de modo abierto y que solo cesará con la muerte biológica.

 

La experiencia de dolor está en el fundamento de la castración: es el primer descompletamiento que afecta a la psique del infans, y remite a una falta fundamental: la de la cosa, ese otro prehistórico e inolvidable que nunca será igualado, reino del sentido perdido para Piera Aulagnier. Esa falta remite a una presencia, perdida para siempre.

Es de destacar que en este primer momento no hay masculino ni femenino, no hay bisexualidad por lo tanto, no está presente el esquema fálico/castrado. Sí hay, desde el mundo adulto, una atribución temprana de género.

En esta primera fase de la estructuración de la psique debe estar presente el dispositivo de ternura, tal como ha sido definido por Fernando Ulloa. Su fracaso acerca al sujeto humano a lo instintivo, impidiendo la creación de la pulsión –creada en ese encuentro con el otro, que la propicia. La ternura instala al sujeto en un lugar de reconocimiento para la madre como de alguien separado de ella. Va de la mano, como vimos – y es necesario que sea así– de la irrupción de la sexualidad del otro, produciendo en el psiquismo del infans una imposibilidad de procesamiento: al mismo tiempo que un incesante trabajo de figuración y puesta en relación que habitará en lo originario y sus figuraciones pictográficas, imantando todo el funcionamiento del aparato que no cesará de intentar poner en relación y traducir y figurar en cada estrato a partir de esa presencia sexualizante.

 

Sabemos también que debe estar presente un deseo de la madre u objeto asistente por fuera del deseo por el infans, cuestión que abre el esquema tradicional del Edipo, siendo este un punto fundamental de incidencia de la sociedad en la socialización de la psique: la significación que en la sociedad se les asigne a la madre, al padre, a los hermanos, a la diferencia sexual anatómica, al ser hombre o mujer, a lo prohibido y lo permitido y valorado... Esto incluye la prohibición del incesto -hacia los padres y el infans- que tiene en la prohibición hacia la madre de reintegrar su producto, la prohibición fundamental, es decir, la prohibición de tomar al infans como aquello que la completa y retenerlo en su deseo. Tiene en esta prohibición a aquello que la ubica como castrada.

 

Lo que da lugar en el infans a otro esquema que debe estar presente: el de la separación –correlato de la autolimitación del objeto asistente y por lo tanto de la propia -. Entramos en el terreno del denominado complejo de castración, las prohibiciones, el superyó.

Quisiera decir en este punto que una prohibición en sí misma no instituye nada. Lo fundamental –y que va de la mano de la prohibición fundamental, que afecta tanto al objeto como al infans- es el pacto, la alianza que tiene como motor el conservar el amor del objeto amado por renunciar a los deseos incestuosos, alianza que contiene la transmisión del deseo de que advenga a su vez a la posición de genitor, todo lo cual implica diques al mundo pulsional, y que lo orientan –ideales del yo mediante- hacia la sublimación y el encuentro con otros objetos: se inicia así la socialización en su segunda etapa, con la creación del superyó y los ideales. Que culminará con la autodestitución del padre del lugar de otro no castrado.

 

Las diferencias sexuales anatómicas, la castración

 

Esto coincidirá con algo que es también del orden de lo universal y es el

Encuentro con las diferencias sexuales anatómicas, ese gran enigma junto con el del origen y la muerte. Este es un punto controvertido dentro de la teoría, ya que sabemos que se ha significado como hemos visto, al varón como a quien tiene algo que puede perder y que le da valor y poder y a la mujer como a la que le falta –y la ubica en un lugar de disvalor y de no tener un significante que la represente-. El universo de sexuación girará alrededor de la dupla fálico/castrado, y en la versión freudiana el pene será el eje –y en general así ha sido tomado en el psicoanálisis, pese a los esfuerzos de Lacan por separar falo y pene. Este es un punto de fundamental importancia y que merece urgente revisión. Ni más ni menos que la psicopatología se ha ordenado alrededor de este eje. La asunción, renegación o rechazo de la diferencia ordena la clínica en neurosis, perversión y psicosis.

 

Pienso que el reconocimiento de las diferencias sexuales anatómicas está en el núcleo del reconocimiento de la diferencia, es decir, de un principio fundamental de la vida social: el reconocimiento del otro. Implica el reconocimiento del otro como diferente pero también del propio sujeto como diferente en relación al otro y, más profundamente aún, de la radical ajenidad que habita al sujeto mismo. Adquisición producida a lo largo del tiempo de crianza, debe partir de la base de que la diferencia no implica superioridad, o que un sexo tiene y el otro no. Es la versión más profunda de la castración bien entendida. La autolimitación y la limitación del otro. Aquello que significa a la castración como no atada exclusivamente a las diferencias sexuales anatómicas. Desde esta perspectiva, la diferencia sexual anatómica puede ser o no causa del deseo. Volvemos en este punto a Freud: la masculinidad y la feminidad puras como construcciones teóricas de contenido incierto, y que de lo que se trata es de los múltiples caminos que en su desarrollo puede recorrer la vida sexual. 

 

Por lo que entiendo –decía al principio del texto- que es necesario revisar si la teoría sexual infantil que significa a la diferencia sexual anatómica como una falta responde a una suerte de teoría sexual cultural. Que a su vez le ofrece a la mujer una ecuación simbólica supuestamente “natural”: podrá tener lo que le falta a través de un hijo.

 

Sin embargo, no habría una “incompleta” mujer, o un “bebé” que la rescate de su incompletud, sino que de lo que se trataría es de una incompletud ontológica, una finitud escrita en el psiquesoma humano, más allá de las diferencias sexuales anatómicas – que en todo se traslada a estas y puede fijarse por imperio de la institución de la sociedad -,  incompletud que se instala al salir de la fusión originaria. Ante la misma  se erigen diversos espejismos – sociales y teóricos - para tranquilizarnos y producir la creencia de una completud posible.

 

Avanzando un poco más: el orden patriarcal de organización social deja a las mujeres sin representaciones adecuadas para significarse en un lugar que no sea en relación al del hombre. Esto le llevó a sostener a Lacan que La Mujer no existe. Faltaría aclarar: en nuestro orden de sexuación (creado socialmente) no tiene representación propia, debe representarse en relación al hombre, poseedor del pene, que es lo que está significado fálicamente.

 

Sexualidad y género

 

La conformación anatómica de la mujer no le alcanza para garantizar su sexualidad femenina. Y el pene no es la vía regia a la masculinidad. La sexualidad es un camino de transformaciones, se deviene hombre o mujer. Y – como señalamos previamente - este camino tiene una tendencia a autonomizarse tanto respecto de lo biológico como del discurso sobre la sexualidad y el género. La rebelión producida por el psiquismo humano, su tendencia a la transformación/metabolización, sea de lo que viene del cuerpo, del deseo del otro, como de la cultura, hace que no sea sencilla la tarea de sexuación: no hay un orden lineal, la psique humana es un laberinto en el que ingresan y se transforman el cuerpo y la sociedad. La desfuncionalización de la sexualidad permite hoy en pensar en diversas formas de la masculinidad y la feminidad, ahí inclusive donde se ha tendido a pensar que un hombre homosexual estaba identificado con una mujer y una mujer homosexual lo estaba con un hombre, o que desean lo igual. Hay diversas heterosexualidades y homosexualidades. Por otra parte, y con respecto a los enunciados sobre el género, y lo imposible de separar plenamente la sexualidad del género (lo cual para Laplanche llevaría a ingresar al corpus psicoanalítico la noción de género): “Cuando un adulto le dice a su hijo que él es un chico, le dice al mismo tiempo todo aquello que piensa acerca de los chicos y de las chicas, pero también todas las dudas que tiene sobre lo que esconde exactamente la noción de identidad de sexo y de género. Seguramente podemos afirmar que, por medio de esta asignación de género, el adulto, sabiéndolo o no, confronta al niño con todo lo que puede haber de ambiguo en la diferencia anatómica de sexos y en lo sexual, y ello en razón de sus propias ambivalencias, incertidumbres y conflictos internos. La asignación de género no es una simple determinación social trasmitida por el adulto al niño”. (Dejours)

 

Ciertamente, hay una determinación respecto de las diferencias sexuales anatómicas y a como éstas son metabolizadas por cada sujeto. Esto último es un componente central de la elucidación psicoanalítica, aunque evidentemente debe ser resituado, por las confusiones a las que ha llevado ya desde el pensamiento del mismo Freud, en quien tanto puede considerarse a la homosexualidad como una renegación de la diferencia sexual anatómica siendo una perversión, tanto como un camino posible para la sexualidad.

 

La clínica ha hecho evidente que no puede sostenerse que la homosexualidad sea una perversión. Sabemos que – merced a la desfuncionalización de la sexualidad humana -  hay diversos caminos para ésta que no implican ni perversión ni psicosis per se. La perversión debe situarse exclusivamente como aquello que implica la desubjetivación del otro, el hacerlo descender a la categoría de objeto de goce, tal como la ubicaran en la clínica Piera Aulagnier y entre nosotros Silvia Bleichmar..

 

Así, entiendo que no corresponde ordenar la clínica alrededor de la castración si esta queda atada a las consecuencias psíquicas de las diferencias sexuales anatómicas en los términos en los cuales han sido tratadas en general por el psicoanálisis. Por lo tanto corresponderá considerar la neurosis como algo que puede ocurrir tanto en la hetero como en la homosexualidad o en las llamadas nuevas sexualidades, y lo propio en relación a la psicosis. La sexualidad quedaría así por fuera de la psicopatología, salvo evidentes trastornos de la misma. La perversión debe quedar relegada a hacer del otro objeto de la satisfacción del sadismo –la perversión fundamental ya señalada así por Piera Aulagnier-, y desubjetivándolo.

 

Esto obligaría a repensar en toda una serie de articulaciones teóricas y también clínicas. Que no es ni más ni menos que estar alertas a aferramientos a la teoría que distorsionan la práctica del psicoanálisis, haciendo que el analista más que escuchar a sus analizantes escuche sus propios latiguillos teóricos, descansando en las fidelidades a grupos, instituciones, maestros, con la ilusión de una completud narcisista ligada a su “superyó analítico”, implicando así la muerte del deseo de autonomía, de desalienación que está en el núcleo de la creación freudiana.

 

Se hace así necesario abandonar un concepto como el de la envida del pene (salvo que aparezca como un componente patológico), o que la actividad está ligada a la masculinidad y la pasividad a la feminidad, conceptualizaciones que  han producido estragos en la clínica, tanto como el sostener la debilidad o ausencia de superyó en la mujer, o que una mujer activa es fálica. Recordemos lo que Freud sostenía en relación al superyó en la mujer: “Uno titubea en decirlo, pero no es posible defenderse de la idea de que el nivel de lo éticamente normal es otro en el caso de la mujer. El superyó nunca deviene tan implacable, tan impersonal, tan independiente de sus orígenes afectivos como lo exigimos en el caso del varón. Rasgos de carácter que la crítica ha enrostrado desde siempre a la mujer -que muestra un sentimiento de justicia menos acendrado que el varón, y menor inclinación a someterse a las grandes necesidades de la vida; que con mayor frecuencia se deja piar en sus decisiones por sentimientos tiernos u hostiles- estarían ampliamente fundamentados en la modificación de la formación-superyó que inferimos en las líneas anteriores En tales juicios no nos dejaremos extraviar por las objeciones de las feministas, que quieren imponernos una total igualación e idéntica apreciación de ambos sexos”.

 

La moral sexual cultural actual y la ¿crisis? del Edipo

 

Señalé al principio la crisis de la significación de la sexualidad como un modo de entender lo que nos presenta la clínica, sosteniendo que nos encontramos ante una moral sexual cultural diferente a la del mundo en el cual vivió Freud. Se observa que se ha dado el pasaje de un orden de sexuación que resaltaba la prohibición a uno que exalta el disfrute ilimitado. Esto implica un cambio sustancial en el Otro – quien sigue vivo aunque algunos lo den por muerto. Este exige el disfrute sin límites, tan bien expresado en esa publicidad que dice: “sé ilimitado”. Se ha instituido como un principio ordenador, una suerte de mandato, formando parte del superyó cultural –diría Freud-, y entiendo que afecta los lazos en lo atinente a la sexualidad y el orden de sexuación. Lo cual no quiere decir que se cumpla inexorablemente, pero está presente y suele ser visible en los discursos de adolescentes y jóvenes. Si es un movimiento que dará lugar a una institución más estable y no por eso más rígida (rigidez que  pudimos observar en el documental sobre Irán que proyectó Rodolfo Espinosa) es algo que no podemos adelantar.

Esto por ahora parece favorecer que se hagan presentes y deban ser abordadas analíticamente formas de goce que están más allá de la identidad sexual, como ser compulsiones, adicciones, afánisis del deseo, etc.

 

Preguntaba si esta crisis implica la institución de un nuevo orden de sexuación, o si es un fenómeno de descomposición. O si coexisten ambas cuestiones.

Si se piensa esta pregunta desde lo que debe instituir el Complejo de Edipo, hay episodios que pueden estar señalando una crisis en lo relativo a la institución de la prohibición del incesto, del asesinato intraclánico, y de las leyes de filiación y de deseo. Me refiero a los recurrentes hechos de abuso sexual, al femicidio, a la violencia en sus diversas manifestaciones –no solamente delincuencial-, temas recurrentes en los consultorios y también en la vida cotidiana. Ante los cuales pienso no es un argumento válido –es elusivo y riesgoso- que lo que ocurre es que ahora hay más denuncias o manipulación mediática. Sin ir más lejos: se ha duplicado la tasa de homicidios en las últimas dos décadas (de acuerdo a estadísticas de la ONU). Me parece más honesto sostener que han aumentado tanto la frecuencia, como las denuncias y el lugar otorgado en los medios.

Como hipótesis, pienso que es valedero considerar esto como una consecuencia de la crisis de significaciones de nuestra sociedad (por lo tanto con crisis del mundo simbólico), que también afecta a la de la sexualidad y el orden de sexuación que promueve.

En los tratamientos de niños y adolescentes es frecuente observar una vacilación de los adultos en términos de la transmisión de la Ley. Suele no haber una separación clara entre el mundo adulto y el de los niños en términos de la intimidad y de sostener una asimetría estructurante. Por otra parte está presente la exposición de los niños a la sexualidad de los adultos y a su violencia a través de los medios de comunicación, estando imposibilitados por cuestiones de estructuración de su aparato psíquico para la tramitación de los mismos, por lo tanto quedando en posición pasiva, como objetos. Al mismo tiempo las significaciones referidas a la paternidad, la maternidad, la niñez, el ser hombre o mujer, están en crisis. Si seguimos considerando que la identificación al superyó paterno (que contiene el superyó cultural de la época) es la adquisición final del Edipo, la crisis de las significaciones y de los modelos identificatorios también se transmitirán.

Tal vez estemos asistiendo a las turbulencias producidas por una nueva institución –que lo será también de otro Edipo-, y lo que podemos hacer como psicoanalistas es ir analizando, tal como Freud lo hizo, aquello que agrega sufrimiento.

 

Lo cierto es que tanto el abuso sexual como el femicidio, el visible incremento de la violencia en sus diversas manifestaciones, etc., hablan de la situación descripta por Ulloa como de encerrona trágica, sin tercero de apelación. Y ese tercero de apelación es una de las adquisiciones del Edipo, instancia pacificadora y ordenadora, por lo tanto de amparo. Y la falta de amparo –es decir, la falla en el dispositivo socializador de la ternura y de sus embajadores en la escena de lo social- nos ubica antes del Edipo, hace fallar la socialización de los sujetos en aquello que permite que haya vida en común.

 

Bibliografía

 

Aulagnier, Piera, La violencia de la interpretación, Amorrortu, Buenos Aires, 1984.

 

Benjamin, J., Los lazos de amor. Psicoanálisis, feminismo y el problema de la dominación. Paidós, Bs.As., 1996. Citado por Guzzetti, C., ob. cit.

 

Bleichmar, S. Las teorías sexuales en psicoanálisis. Qué permanece de ellas en la práctica actual, Paidós, Buenos Aires, 2014.

 

Castoriadis, C., Las significaciones imaginarias sociales, en La institución imaginaria de la sociedad, Tusquets, Bs. As., 1993.

 

Deleuze G., Guattarí, F., El Antiedipo. Capitalismo y esquizofrenia, Biblioteca Nueva, Barcelona, 1974.

 

Eco, U., La línea y el laberinto: las estructuras del pensamiento latino.

 

Espinosa, R., Transexualismo, reasignación de género, reasignación de sexo, presentación en el Colegio de Psicoanalistas, 2014.

 

Dejours, C., Por una teoría psicoanalítica de la diferencia de sexos
Introducción al artículo de Jean Laplanche.
«Pour une théorie psychanalytique de la différence des sexes» , en Libres cahiers pour la psychanalyse , Études. Sur la théorie de la séduction, In Press 2003, p.55-67. [La traducción de este texto ha sido revisada en Junio de 2009].

 

Freud, S. Algunas consecuencias psíquicas de las diferencias sexuales anatómicas,  Biblioteca Nueva, Barcelona, 1973.

 

Franco, Y.,

- Ponencia en el panel Sexualidad y subjetivación. Homosexualidades-Heterosexualidades. Identidad-Identificación. ¿Desenlaces del Edipo?, APA, 10-09-2013.

 

- Ponencia en el panel Edipo y sexuación, APA, 10-06-2014.

- Seminario 2014 Psicoanálisis y sexualidad, hoy. Alteraciones en la teoría y en la clínica.

- Seminario virtual Piera Aulagnier. Lo originario y la clínica psicoanalítica (la psicosis y lo psicosomático).

 

- Aporías e interrogantes en la obra de Wilhelm Reich. En http://www.elpsicoanalitico.com.ar/num1/autores-franco-wilhelm-reich.php

 

- Más allá del malestar en la cultura. Psicoanálisis, subjetividad y sociedad. Biblos, Buenos Aires, 2011. www.magma-net.com.ar/mas-alla-del-malestar-en-la-cultura-presentacion-virtual.htm

 

Glocer, L. Presentación en el Colegio de Psicoanalistas, panel de apertura 2014,

 

Guzzetti, C., Edipo: mito, tragedia, complejo. Destinos de un enigma. En http://www.elpsicoanalitico.com.ar/num17/clinica-guzzetti-edipo-mito-tragedia-complejo.php

 

Lacan, J., El mito individual del neurótico, en Intervenciones y textos 1, Manantial, Bs.As., 1999. Citado por Guzzetti C., ob. cit.

 

Laplanche, J., Nuevos fundamentos para el psicoanálisis. La seducción originaria. Amorrortu, Buenos Aires, 1987.

 

Meler, I., Sobre Jessica Benjamin, en http://www.elpsicoanalitico.com.ar/num17/autores-jessica-benjamin.php

 



[1] Este texto retoma desarrollos de trabajos presentados en la APA en 2013/14, también de trabajos presentados este año en el Colegio de Psicoanalistas por Rodolfo Espinosa, Irene Meler y Leticia Glocer; y del trabajo de Carlos Guzzetti “Edipo, mito, tragedia, complejo. Destinos de un enigma” http://coldepsicoanalistas.com.ar/biblioteca-virtual/leer/?id=61 presentado el año pasado. Temáticas desplegadas en estas presentaciones que a su vez están siendo trabajadas en el seminario que coordino, Psicoanálisis y sexualidad: alteraciones en la teoría y en la clínica, a cuyos participantes agradezco especialmente.