• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

¿Fobias? Sociedad y creatividad


Publicada el 15/07/2013 por Diego Venturini





¿Fobias? Sociedad y creatividad*

 

Diego Venturini

dcventurini@yahoo.com.ar

 

A. Ciencia, diagnóstico y sociedad

Introducción:

 

Pensando un poco en las habituales complejidades que se dan en el entrelazado constructivo de nuestra sociedad he venido observando desde hace algunos años, el avance de un fenómeno que llamo mi atención. Me refiero a un fenómeno que si bien, no parece ser aún generalizado, se manifiesta con un notable incremento en la incidencia de aparición clínica en ciertos grupos sociales. Concretamente me refiero a la innegable aparición y prevalencia en la actualidad de modalidades organizacionales-conceptuales de notable similitud con las fobias.

Quedando pendientes varias cuestiones, al profundizar en el tema noté una cierta crisis de respuesta certera y profunda de parte de nuestro marco teórico convocante para algunas cuestiones sociales actuales como la planteada.

No me refiero a que el psicoanálisis no ha dado ni da respuestas a las fobias o a sus consecuencias socio-culturales, sino que las respuestas que da no suelen ser tomadas tan popularmente como antaño y me pregunté porque se está dando esto ¿a qué sociedad le estamos dando las respuestas? Seguramente que a la de 1900 no, pero ¿tanto cambiaron las cosas?

Al investigar en ese sentido observé que hace algunos años Gregorio Klimovsky nos advertía sobre el tema al decir lo siguiente: “…la ciencia en un sentido teórico lo que plantea son modelos acerca del mundo –sea éste cual fuere-…de todas maneras el problema es ¿Cuáles son los criterios por los que uno se da cuenta que una teoría es mejor que otra? ¿Qué estructuras tienen? ¿Cómo se producen las teorías? ¿Cuáles son los mecanismos con los cuales uno puede llegar a detectarlas? Y más aún ahí está el problema de si hay componentes puramente lógicos para descubrir los hechos (cosa que en realidad muy pocos creen, si es que hay alguien que en verdad lo cree), o si además hay componentes psicológicos, históricos y sociológicos que también intervienen. La ciencia…deja de lado toda una serie de problemas, entre los cuales no es poco el de la semántica del discurso científico. Porque evidentemente si hay información o conocimiento, esto se tiene que comunicar para que haya una discusión, para que se pueda enseñar, para que se pueda perpetuar como patrimonio cultural de la humanidad. Y esto lleva a una serie de cuestiones entre las que no es menor la del significado de las palabras del científico, y la cuestión paralela de si este significado es relativo a la teoría que se está manejando, o hay cierta invariancia que haga que el significado sea el mismo aunque cambiemos de teorías.” (1)

Esto último me llevó a pensar muchas cosas sobre todo el tema del status científico de Freud en su época y si realmente hay una invariancia en algunos de sus conceptos metapsicológicos que nos permiten hoy accionar en nuestro quehacer clínico cotidiano dando certezas de eficacia científica a nuestros pacientes.

Pero bueno,  a qué viene todo esto, veamos:

 

El planteo, parte a:

 

Las fobias expresan el temor exagerado e infundado de un sujeto a un objeto, ya sea éste determinado o indeterminado, cercano o lejano, fantaseado o presente en el entorno, de origen humano o animal o artificial, etc. Por ende el objeto de una fobia puede ser cualquier cosa.

Las fobias desde una mirada psicoanalítica con ciertos matices kleinianos, plantean tres posibles modalidades de resolución ante la aparición del miedo:

1. Paralización: el sujeto no reacciona, a pesar de que sabe que debería reaccionar de alguna manera no puede hacerlo y como consecuencia de ello es invadido por el temor provocado por el objeto causándole una sensación interna de un intensísimo nivel de angustia que semeja la vivencia de destrucción del yo.

2. Huida: el sujeto huye del objeto fobígeno para tomar la mayor distancia posible de éste, tratando de evitar su posible y/o hipotético ataque y por ende la vivencia de destrucción del yo. Esto suele acompañarse con un intenso nivel de ansiedad primero y u de angustia después.

3. Ataque: el sujeto ataca al objeto fobígeno con la finalidad de destruirlo antes de que destruya al yo y posteriormente se fuga del ámbito en el que se dio el ataque. Vivenciando primero una manifestación de descarga violenta e irracional (de la similar intensidad que el miedo que la provoca) y a posteriori en la huida aparece la angustia generada por la culpa ante tal destrucción.

 

El planteo parte b: una analogía (2) ¿sorprendente?

 

Desde el psicoanálisis, Freud ha planteado en varios artículos (Psicología de las masas y análisis del yo, Moisés y la religión monoteísta, etc.) la posibilidad de ir interpretando con parámetros psicoanalíticos los diversos fenómenos sociales que se daban en su época y en anteriores momentos históricos y/o prehistóricos de la humanidad.

Desde una posición habilitada por él y sus seguidores es que las observaciones que voy a describir se fueron pensando a manera de una analogía.

 

El planteo parte c: modalidades organizacionales-conceptuales de relevancia actual, que se dan en ciertos grupos sociales, se  relacionan con el concepto de fobia y generan por ello consecuencias a nivel intrapsíquico en los sujetos:

 

1. Paralización del sujeto provocada por las complejidades

2. Huida de la simpleza

3. Ataque y fuga a la síntesis

 

Justificación y argumentación acerca de las apreciaciones vertidas:

Aclaración acerca del planteo de la existencia de modalidades organizacionales-conceptuales. Con éste concepto (valga la redundancia) me refiero a teorías de origen científico pero que como tales trascienden dicho ámbito para situarse centralmente en  la vida cotidiana del sujeto en sociedad a través de diversas formas o caminos que las popularizan y generan a su vez ciertos consensos.

 

1. Paralización del sujeto provocada por las complejidades:

 

La paralización del sujeto provocada por las complejidades en general y, en mi opinión, parece estar dándose como un efecto secundario a la continua búsqueda y posterior desencuentro de las complejidades como modalidades explicativas aplicables al sistema socio-cultural en que vivimos. A qué me refiero con complejidades: a la gran cantidad de información de la que disponemos actualmente que suele generar en ocasiones el efecto opuesto al que se pretende lograr. Es habitual que ante la búsqueda de información surjan diversas opciones para lo mismo e incluso no sólo diversas sino que también opuestas, lo que suele generar paralización en algunos de los sujetos buscadores de información y/o conocimiento y, tal paralización suele darse con un importante nivel de angustia, sensación de impotencia y/o destrucción interna que se van incrementando paulatinamente.

Esta idea es un intento por diferenciar claramente información de conocimiento, pero en ésta era de la informática y con la llegada de las TIC a las escuelas, desde los primeros años de la misma, se va generando una idealización de la información por encima del conocimiento y como consecuencia de ello, una supra-valoración de las complejidades informativas y no de las complejidades del pensamiento derivadas del conocimiento.

Para clarificar el tema voy a mencionar un ejemplo tomado del consultorio: llegan dos padres jóvenes angustiados y paralizados preguntando lo siguiente acerca de su hijo de 4 años: "¿Tendrá TGD o TEA? ¿Qué podemos hacer? Ya buscamos información en Internet y consultamos al pediatra pero no sabemos qué hacer...". Esas informaciones obtenidas en la Web y con el profesional ¿aclararon el camino para tomar una decisión terapéutica adecuada para su hijo? o ¿confunden y suman angustia? Esas informaciones ¿implican conocimiento? En principio del pediatra no podríamos dudar ya que es un profesional formado y con experiencia para orientar a los padres…pero ¿formado en qué teorías y en base a qué consensos actuales? ¿consensos científicos? ¿consensos derivados de una casuística clínica fundamentada en base a modelos teórico estadísticos fundamentados? O ¿consensos de moda?

De la Web podríamos dudar, pero ¿a qué páginas consultaron esos padres? ¿a Wikipedia? Si. A ¿instituciones científicas de renombre que publican las patologías para que cualquiera pueda diagnosticar o autodiagnosticarse? La respuesta también es sí.

No culpemos entonces a éstos padres por esa paralización.

Ni al médico, ni a la Web.

¿Cuál es entonces nuestra responsabilidad en la difusión de otras alternativas de diagnóstico y tratamiento?

 

2. Huida de la simpleza:

 

La constante huida de la simpleza es una idea más compleja de expresar, pero para comenzar podemos decir que suele darse por el temor narcisista de los sujetos que producen información y/o conocimiento, a la banalización por una supuesta falta de complejidad proveniente del entorno referencial de grupos humanos de poder que ejercen la crítica y la difusión del conocimiento y/o la información y/o los mensajes de grupos intelectuales de referencia para tales sujetos. En general sujetos profesionales y de formación universitaria como mínimo.

En el actual momento socio-histórico, la simpleza, parece haber sido reducida en su campo, a la difusión mínima de datos destinados a un público supuestamente limitado de entendimiento y se ha acotado a la difusión de información sobre tópicos que se repiten e intentan modelar formas de pensar la realidad, ejemplo de ello son los temas asociados a: inseguridad ciudadana relacionada con el o los delitos penales (como si no hubiera otro tipo de delitos), la difusión de protocolos breves de acción a seguir frente a un problema de salud determinado (las dietas, los ataques de pánico, por ejemplo), etc.

La búsqueda de una teorización que simplifique o sintetice otras teorías y/o conceptos es un trabajo arduo y dificultoso que suele evitarse generando a nivel científico una mayor preocupación por lo descriptivo. En mi opinión, es por ésta causa que se desarrollan una innumerable cantidad de protocolos basados en estadísticas y/o consensos que suenan robóticos y automatizados y dejan de lado la estética, la poética, la creatividad y la  fundamentación científica de una teoría. Respecto de estas cuestiones puedo mencionar un ejemplo por el absurdo: un grupo de científicos británicos estudiaron concienzuda y metódicamente a través de sofisticados cálculos físico-matemáticos las ventajas de caminar mientras llueve en contrapartida a correr, ya que de ésta forma el sujeto en cuestión se moja menos. Muy práctico por cierto y...

Ya, un poco más acá en nuestro ámbito, tenemos la “deseada” llegada del DSM V, que apunta en la misma dirección…un corpus teórico de conocimientos ideal, idealizado y único que nos permitiría dar respuestas certeras a las demandas sociales actuales sobre las problemáticas de la salud mental de la población.

Pero, ese lugar de valoración científica y social sumados a cierto grado de popularidad  logrado por dicho manual, especialmente entre los auditores de salud mental de los diversos servicios de prestación (hospitales, obras sociales, prepagas) ¿es responsabilidad de los creadores del manual? ¿Son ellos tan importantes como lo fue Freud o incluso Jung en su momento? O ¿socialmente está pasando otra cosa? O me pregunto, desde el psicoanálisis ¿estamos damos mejores respuestas que ese manual? Y sin son mejores ¿en qué sentido? Ya que tales respuestas no tienen tanta difusión…

 

3. Ataque y fuga a la síntesis:

 

El ataque y fuga a la síntesis, sigue en la misma línea de lo anterior y prevalece en la paulatina destrucción del lenguaje que retroalimenta la destrucción del pensamiento. No me refiero con esto a las nuevas modalidades comunicacionales que surgen por ejemplo en los chats, ya que (en ocasiones) suelen ser interesantes debido a que de-construyen el lenguaje para luego reconstruirlo con aristas creativas, sino que más bien me refiero a la destrucción del lenguaje y del afecto como una modalidad sistemática de los diversos poderes dominantes.

Dice, en ese sentido Yago Franco: “Podemos sostener que la significación imaginaria social del capitalismo, que empuja a una aceleración permanente de la temporalidad, es transmitida e incorporada a lo largo del proceso de socialización de la psique, mediante el discurso de un Otro que empuja a un goce en el consumo, como promesa de lo ilimitado…este estado genera la imposibilidad de tramitar psíquicamente el mundo, es decir de crear figuras representativas de la pulsión…El afecto…funda la inscripción, y es creación de la imaginación radical de la psique…pero también sus destinos podrán verse afectados por la imposibilidad de encontrar sus representantes posteriores en la sociedad, en los lazos, en las instituciones…lo efímero como característica de la sociedad actual, impide el enraizamiento afectivo-representacional, ataca la función básica de la psique es decir su imaginación radical y su trabajo de crear figuras…Estas consideraciones abren las puertas para pensar en figuras clínicas que hacen del trastorno…una presencia que tiende a desplazar al síntoma: las adicciones, los cuadros psicosomáticos, los pasajes al acto, los trastornos de la alimentación, las depresiones inespecíficas, la afánisis…son todos rostros del padecimiento generado por un estado de la sociedad que se encuentra más allá del malestar en la cultura.” (4)

 

B. La estética de un valor en el contexto socio-cultural actual

 

Incontables ocasiones de aturdimiento informativo soslayan y lastiman la paz necesaria para la producción del pensamiento. Dicho de otra manera, se genera una sociedad con mucho ruido y poca música y menos aún con armonía.

La nota disonante surge a la primera coordenada a la que se decida ir y allí encuentra la fobia (entre otros ¿trastornos o síntomas?) un nido, un nicho, un lugar más común y deseable del que debería, a nivel intrapsíquico.

En ese mar, en el que la vanidad como huella narcisista habita, no hay lugar para la simpleza de lo obvio, estar vivo ya no alcanza para vivir y eso lleva de nuevo al sujeto al esquema entrampante de la fobia.

En la actualidad, como sociedad debemos generar un sin fin de artificios mecánicos y virtuales que nos recuerden que estamos vivos ante el primer shock de adrenalina que genera un estímulo de origen tecnológico, por ejemplo a través de un juego de play o de la comunicación por un Chat, esto se ve mucho en los alumnos que no pueden evitar mirar el celular mientras damos clase. Claro, ya no tenemos a la naturaleza que nos aceche con sus peligros, tenemos a l cultura y dentro de ella al Otro como amenazante y peligroso ¿raíz originaria del morbo mediático por el horror?

¿Tanto es así de complejo nuestro psiquismo que ni esas sensaciones a veces alcanzan sino que debemos jugar el rol de Otro, un Otro reconocido por él/los Otros actores sociales de poder y (para sentir “su” habilitación) debemos armar por ejemplo, en el juego de la play, al equipo del Barcelona y ser Messi para sentirnos vivos?  La respuesta parecería ser afirmativa y, soluciones como la planteada (jugar a la play) vuelven a sumergirnos en un mar de complejidades virtuales informativas que nos llevan una vez más a la fobia (tal como se expone en el punto 2: por una Huida de la simpleza).

Pero, ¿Hay otras alternativas? Si queremos huir, podemos escapar a la radio y taponar el oído de noticias de no más de dos días de duración. Si esa huida tampoco es suficiente, podemos atacar al que nos informa, destruir lo que no nos gusta de manera narcisista primero y luego si nos sentimos parte de algún grupo social los suficientemente fuerte y poderoso, lo podemos hacer corporativamente. (Esto es similar al ataque y fuga mencionado en el punto 3)

Aparentemente pensar tiene mala prensa, es tortuoso, complejo, no da rating, ni votos, por eso se ha generado por parte de algunos actores sociales de poder una base inagotable de supuesta complejidad que es la red de los mass-media (6), justificando de esa manera la presencia de ciertos enunciados o propuestas de una profundidad que no es tal y sólo es retórica bien vendida.

El espacio subjetivo, el lugar para la creatividad es cada vez más escaso, pero no por eso está ausente.

La responsabilidad individual se ve desbordada por ciertos bombardeos mediáticos con consenso social que intentan convertirnos en actores con roles estáticos y de uso tales como ciudadanos, consumidores, votantes, trabajadores, hasta pensadores...esto no es nuevo…

A mi entender, hay muchos otros que proponemos un SER distinto, sujetos que discriminan, comprenden y luego apropian, pero es un juego difícil y riesgoso rescatar lo humano sólo con lo humano cuando desde ciertos saberes psi proponen que una pastillita y unos meses de orientación y consejos liberarán al ser de los trastornos como las fobias, facilitándonos supuestamente un método eficaz, rápido y claro, en una sociedad que no tiene tiempo para perder.

 

C. Tiempo y creatividad

 

Tomando el sentido epocal que nos atraviesa, debemos pensar que la manera de contabilizar nuestro tiempo es simplemente algo  absurdo comparado con el de una hormiga, una mariposa, un volcán, un meteorito o una era geológica.

Estoy de acuerdo en que no debemos “perder tiempo” en dejar pasar la oportunidad de denunciar que la fobia (al igual que otros trastornos) se instala aún más profundamente cuando la intolerancia a las frustraciones y/o a las esperas ganan la partida y ello se ve facilitado por un contexto socio-histórico específico actual.

Hoy, la idea de lo que es la belleza, la poética y la creatividad se sistematizan y comercializan de una manera vertiginosa perdiendo así su esencia de misterio y ese vaciamiento de contenido genera un terreno propicio principalmente para las fobias entre otras patologías.

Desde hace algunos años, la mayor cantidad de consultas según la Sociedad Argentina de Psiquiatría son por ataques de pánico, adicciones y depresión. Respecto de los primeros (a los que asocio particularmente con las fobias) no suele repararse en que su nombre es un mal uso de la traducción del inglés que incluso aclara el DSMIV y que originariamente remite al concepto clínico de trastorno por CRISIS DE ANGUSTIA…Lamentablemente la idea conceptual de ataque de pánico y su uso coloquial ya popularizado, remite a lo planteado en el punto 3: Ataque y fuga de la síntesis, pero de manera opuesta: un agente externo a mi conciencia me atacará y se llama PÁNICO y desconozco de donde puede venir. Es evidente la existencia de una notable diferencia de grado con implicancias que exceden lo semántico entre ese concepto y el de Crisis de angustia, donde por definición soy YO el que sufre y padece y en (gran) parte me responsabilizo y apropio de dicha angustia y no la veo como parte de un fuera de mí como el ataque de pánico…

Pero, en éste contexto social, de ausencia de representantes válidos (como modelos posibles de oferta de figurabilidad provenientes del exterior del sujeto) ¿nos permitirían dialogar y construir con el devenir pulsional originario proveniente de lo afectivo y constitutivo de lo intra-psíquico que implica siempre la dinámica del padecimiento? ¿es posible vivir sin miedo? ¿Es saludable vivir sin miedo? ¿Es éste el problema de “nuestro” tiempo?

Existe un punto de origen en común entre la creación, la angustia y el miedo y su resultante puede ser una fobia como síntoma o algo más grave o también la creatividad.

La misma sociedad que genera un vacío de sentidos, luego ¿da los acompañantes contrafóbicos  (como la play, las drogas legales e ilegales, etc.) con un claro fin de lucro y sometimiento esclavista transformando el sentido originario de la angustia de castración?

Todo esto me hace recordar un paciente fóbico que no podía terminar su carrera universitaria, y ante cada potencial fuente de frustración, léase: preparar y luego dar una materia, se encerraba en su cuarto mirando los libros como un punto de fuga sin poder tocarlos…

 

D. A modo de conclusión y planteo de continuidad

 

1. La relación de modalidades organizacionales conceptuales como las mencionadas con las invariancias de la teoría psicoanalítica en el contexto socio cultural actual siguen reforzando día a día la utilización de ésta última (no sin cuestionamientos al menos de mi parte) por su valor intrínseco tanto desde su concepción teórica como desde su abordaje clínico con los pacientes.

Algunas de las invariancias de la teoría psicoanalítica que a mi entender tienen relación con las fobias son:

A. la vigencia de las series complementarias como marco explicativo de la causalidad psíquica. Ellas toman una dimensión cada vez más incuestionable a medida que la ciencia avanza en todo sentido y va probando la vigencia de lo multi-causal en el origen de los padecimientos psíquicos, tal como Freud lo planteaba.

B. La vigencia sexualidad en la teoría psicoanalítica como eje inicial de la conflictiva fobígena, llámese estructural o sintomatológica que no ha perdido su lugar preponderante y constitutivo, observándose allí el mayor anclaje de los planteos realizados previamente sobre las fobias.

C. La discriminación típica caso por caso que realiza el psicoanálisis donde las inhibiciones, las fobias, las adicciones, las crisis de angustia, las depresiones, las psicosis, etc. serán leídas a la luz de las estructuras clásicas de formación de síntomas: Neurosis, Psicosis, Afecciones psicosomáticas, Perversiones.

 D. La vigencia de la teoría del Inconsciente y sus manifestaciones como síntomas y la constante actualización en el sujeto de hacer de manera activa en el presente lo que sufrió pasivamente en su historia.

E. La concepción lacaniana de lo simbólico, lo imaginario y lo real como ejes rectores de la conexión o desconexión del sujeto humano con la sociedad y la fobia navegando desde de lo imaginario como agujero.

F. La vigencia de la teoría económica en la organización estructural del aparato psíquico y su rol preponderante en las fobias como organizador de las defensas.

G. La invaluable herramienta de intervención clínica que constituyen el juego y la palabra en el abordaje de los tratamientos con niños y sus padres.

 

2. A pesar de que existen modalidades organizacionales conceptuales tendientes al favorecimiento del entrampamiento y la no superación de las fobias y otros trastornos cuyo origen común es la angustia de castración (el límite) y de la cual surge tan fuertemente y de manera casi intolerable el miedo (al límite), aún quedan esperanzas en que la denuncia de tales manipulaciones (ocasionales pero deliberadamente generadas por los que detentan cierto poder, ya que conocen los matices del entramado psíquico originario) lleguen a buen destino y sean cada vez menos los desprevenidos ante ésta situación.

Nuestra profesión implica ser agentes activos de salud, pero hoy se hace muy complejo y “piantavotos” mencionar que parte de esa salud implica tener que tolerar y aprender de los padecimientos humanos con la angustia como eje central de la vida.

 

Por el bien de todos y en especial de los fóbicos, insto a los colegas a no cejar en esta cruzada de pensamiento que no se paraliza, no huye, ni ataca ni se fuga, sino que más bien intenta construir desde una postura creativa un mundo un poco mejor, habitado por sujetos que puedan vivir de manera más saludable...

 

Notas, citas y bibliografía

(1)  Revista Argentina de Psicología Año XXV Nº 44. Psicología y clínica: una visión epistemológica. Entrevista a Gregorio Klimovsky. Pagina 45. Mayo de 1994.

(2)  http://es.wikipedia.org/wiki/Analog%C3%ADa Analogía

(3)  Revista Argentina de Psicología Año XXV Nº 44. Psicología y clínica: una visión epistemológica. Entrevista a Gregorio Klimovsky. Pagina 53. Mayo de 1994.

(4)  Yago Franco, Más allá del malestar en la cultura. Psicoanálisis, subjetividad y sociedad.  Sobre la destrucción del afecto. Pág. 123 y 124. Editorial Biblos. 2011.

(5)  Oscar Sotolano, Hipertexto, sugestibilidad e identificación en la construcción de opinión pública y en la subjetividad. Texto presentado en  la jornada 2012 sobre Medios y subjetividad del Colegio de psicoanalistas.

(6)  Gianni Vattimo, La sociedad transparente. Editorial Paidós Ibérica. 1990.

(7)  Palomar Verea, Cristina (Enero- Abril 2007). «Reseña de "Identidad" de Zygmunt Bauman». Espiral VOL. XIII (Num. 38):  pp. 205-214.

(8)  Fobia, página 4. http://www.tuanalista.com/Diccionario-Psicoanalisis/5218/Fobia-pag.4.htm

(9)  Entrevista a Philippe Meirieu, Domingo 10 de noviembre de 2013. Diario La Nación http://www.lanacion.com.ar/1636530-philippe-meirieu-la-escuela-ya-no-se-ve-como-una-institucion-capaz-de-reencarnar-el-bien-com

 



* Versión acotada y modificada de lo que se leyó originalmente en el Colegio, debido a lo planteado en el debate, y que en un futuro tendrá una versión más completa y elaborada.