• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Niñez y Tecnologías: Aproximaciones para un posible entrecruzamiento


Publicada el 06/06/2013 por Martin Vul





Traigo unas notas que armé bajo la forma de un texto que quisiera discutir con Uds. Algunas ideas y sobre todo preguntas, que me parece que cada vez más cruzan a nuestro trabajo clínico. Pensamientos, hipótesis y situaciones que hasta hace no mucho se consideraban en los bordes del análisis y del encuadre imperturbable; y que la privilegiada observación casi de laboratorio que nos ofrece la práctica clínica en el consultorio, nos permite acceder.

 

Niñez y Tecnologías: Aproximaciones para un posible entrecruzamiento

 

Martin Vul

 

 

Entiendo y cada vez pienso con mayor convicción, que los sentidos de pertenencia se definen hoy más por el tiempo presente que por la historia pasada. O como a veces se dice, uno es más hijo de su tiempo que de su padre.

 

De ser así, esta premisa pone en cuestión alguno de los principios del psicoanálisis; o mejor, reivindica la teoría freudiana de las series complementarias; más azar, menos determinación.

 

Abordar la categoría de niñez, año 2013, parece ser un buen ejemplo de esta puesta en jaque de pensamientos y saberes constituidos.

Definitivamente la cartografía cambió.

 

Con un fin un poco provocativo y para abrir luego al debate

Comienzo con una

La Afirmación:

 

La omnipresencia de la tecnología en la vida actual tiene un alcance tal que juega un papel no solo importante sino totalmente novedoso en el proceso de construcción del psiquismo infantil”.

 

 

Las premisas:

El punto de partida base para el desarrollo de algunas de las ideas que traigo es un cruce disciplinar basado en dos premisas centrales:

 

1. Desde la Sociología el lugar preponderante que en el último tiempo han alcanzado las nuevas tecnologías en la cotidianeidad de nuestras vidas. Lo que en términos de algunos se define como “sonambulismo tecnológico”. Es este el campo de los denominados estudios CTS[i]. (ciencia tecnología y sociedad).

Como dice Tomas Kuhn, “la decisión de rechazar un paradigma es siempre, simultáneamente, la decisión de aceptar otro”.

Aquí la ambición de una posición de neutralidad no existe.

 

Algo tan claro y compartible a simple vista, nos mete en un brete: ¿Cómo elegir el o los paradigma(s) que más de(n) cuenta de lo que está pasando con las “nuevas tecnologías?”[ii]

 

Propuestas muy interesantes de cómo es y a qué factores responde el progreso tecnológico, hasta ideas que circunscriben el cómo y el por qué surgen los inventos, cuáles son los hechos que determinan o no el triunfo de uno sobre el otro; permiten romper la ingenuidad supuesta de la inercia o determinismo tecnológico a favor de estrategias de poder subyacentes.

 

Pero más allá del paradigma elegido para dar cuenta de este proceso,

lo que no puede ser sometido a discusión -ya que es un hecho claramente definido y consolidado-, es que los avances tecnológicos -desde la invención de la imprenta, hasta el actual desarrollo de Internet y la vida digital-, llegaron para quedarse.

 

Por su parte,

2. Desde el Psicoanálisis: el hecho de entender, que el aparato psíquico es un constructo. Y que esa construcción y/o fundación se produce desde un afuera, vale decir de manera exógena al mismo. Una construcción que obviamente no es cualquiera, y que requiere de algunas condiciones precisas y especiales para acceder a dicha categorización.

 

 

La Introducción:

A pesar del tiempo transcurrido en la convivencia con estas nuevas realidades, es aún escaso y muy general el trabajo de investigación realizado en el cruce de lo que ofrecen desde el interior de la sociología (y su amplio campo de ingerencia -desde la perspectiva socio / tecnológica-), y los aportes -que fundamentalmente desde el psicoanálisis-, se tienen acerca del lugar que ocupan las nuevas tecnologías en la constitución del psiquismo.

Existe una imperiosa necesidad de análisis e interpretación de las posibles relaciones existentes entre estas premisas recientemente enunciadas.

Esto arrojaría desde nuevas lecturas posibles a la luz de fenómenos actualmente vigentes producidos en relación al denominado ¨mundo digital¨, y sus posibles determinaciones en la construcción de subjetividad de los niños – por una parte-; hasta de modo más específico, nuevas herramientas posibles para ampliar el conocimiento del complejo proceso que supone la fundación y constitución de su psiquismo.

De forma permanente nos encontramos –en sentido amplio-, con trabajos que sostienen tomas de posiciones parciales referidas a las diversas problemáticas que se generan a partir de las mismas; y que en su mayoría –salvo algunas excepciones- apelan a explicaciones lineales para abordar la problemática.

Muy a grandes rasgos estas posiciones se podrían dividir entre:

·         "los que están a favor" por ejemplo,

·         "los que están en contra" del acceso temprano por parte de los niños a las nuevas tecnologías.

Nos habituamos a leer y escuchar de manera muy corriente en la práctica clínica, acusaciones sobre los efectos nocivos y "altamente perjudiciales" que, la computadora, Internet, el acceso a las redes sociales, y demás tipos de consolas y videojuegos; tienen sobre los niños. Alteración en los procesos de atención. Formación de adicciones, aislamiento social, contactos precoces con la pornografía, generación e instauración de un desinterés generalizado, bajo rendimiento escolar, etc., etc.; son algunas de dichas críticas. La mayoría de ellas surgen y se fundamentan, como recientemente se mencionaba, en recortes parcializados de un fenómeno que es por definición extremadamente complejo.

Tal vez la dificultad de no tener una distancia temporal "suficiente” para abordar la complejidad de tal temática, aun con el tiempo que llevamos conviviendo con estos fenómenos, se convierta en un obstáculo epistemológico para la aprehensión del mismo.

 

A grosso modo se pueden enumerar desde una perspectiva descriptiva, algunos de los puntos en cuestión que son de capital importancia y con los cuales existen aún hoy, deudas en el terreno de la investigación rigurosa.

Ese sería el caso de lo que podríamos denominar como "Nuevas Ciberpatologías":

§  La construcción progresiva de un individualismo totalitario,

§  Vida a control remoto, 

§  Inercia domiciliaria, con los costos de un

§  Alto aislamiento comportamental. Tal la determinación producida por el régimen de

§  "Ley de la menor acción", -legalidad que rige el funcionamiento y el progreso de las nuevas tecnologías-.

§  Una especie de sedentarismo terminal.

Siguiendo a Virilio se podría plantear que hay una “sobreexposición de lo visible”, una “explotación intensiva de la mirada”;  que produce a su vez una especie de paradójica ceguera.

Se da entonces producto de algunos de estos cambios comportamentales (unos graduales, otros más violentos), un cambio en la “constitución”, construcción  y organización de algunos de los mecanismos de pensamiento de los nuevos sujetos –niños-.

Niños que están muchos de ellos, más determinados por su inclusión en las redes que por sus lugares "tradicionales" –hasta ahora-, de inserción (familia, colegio, etc.). Asistimos ya a las generaciones de los “nativos digitales”, continuidad generacional de nosotros que en su mayoría pertenecemos al grupo de los “inmigrantes digitales”.

Esta descripción de índole macrosocial, que modifica entonces no sólo la situación física -desde los espacios en donde esta(ba)mos acostumbrados a movernos y desenvolvernos, sino también los que hasta ahora no teníamos acceso-, tiene sin lugar a dudas, algún tipo de determinación sobre nuestro psiquismo, ya constituido; y son constituyentes de las nociones “tiempo y espacio” en los niños de esta nueva era. Una era que sin dudas marca un cambio categórico y disruptivo con los modelos socioculturales existentes hasta el momento.

De aquí la necesidad de discernir cuál es el "árbol" y cuál el "bosque".

 

La práctica psicoanalítica con niños y adolescentes, otorgan de una manera privilegiada la posibilidad de observar ciertas situaciones de corte muy interesantes en relación al lugar que en estos últimos años vienen ocupando las nuevas tecnologías en este tipo de población.

Desde el muy precoz manejo de los distintos artefactos tecnológicos –comenzando por celular, el control remoto, dispositivos diseñados sobre el desarrollo intuitivo de los niños,- hasta la veloz inserción en el mundo de Internet –contemplando los altos niveles de decisión que de forma muy temprana los niños comienzan a tener y a tomar, sobre todo estimulados por estas circunstancias-.(niños consumidores, cabe destacar, motor necesario de la maquinaria capitalista)

Una problemática, como se puede intuir ya desde un a priori, de especial importancia y alta vigencia.

 

 

La hipótesis:

Nuevas tecnologías y aparato psíquico: ¿una relación posible?

 

La afirmación con el cual comenzaba este escrito decía queLa omnipresencia de la tecnología en la vida actual tiene un alcance tal que juega un papel no solo importante sino totalmente novedoso en el proceso de construcción del psiquismo infantil”.

De modo provocativo arriesgaría ahora a incluir la siguiente hipótesis:

 

el lugar preponderante y omnipresente que las nuevas tecnologías tienen y cumplen en la vida cotidiana,  las hacen advenir a incluirse bajo la categoría de coparticipantes en el proceso de construcción / fundación del psiquismo infantil.

 

 

En sentido estricto, debiera plantearlo con signos de interrogación.

Sería un modo más acorde al espíritu de cómo lo pienso.

Una pregunta que bajo el formato forzado de una hipótesis debe seguir siendo sometida a progresivas contrastaciones empíricas, y que se convierte en motor de pensamiento, con el objetivo de ir afinando y acotando el amplio espectro de problemáticas que dispara esta temática.

 

Para ser más claro: las ideas sobre las que estoy pensando, pivotean entre 2 planos que es necesario mantenerlos escindidos:

 

-Por un lado, procesos de subjetivación o construcción de subjetividad. Plano en el que ya no hay discusión acerca de la influencia y determinación de las tecnologías.

 

-Por otro, uno más arriesgado en su formulación, procesos de organización psíquica más primaria (la fundación de lo Inconciente)

 

 

Las Preguntas:

¿La categoría de niñez no existe más?

 

Son muchos los interrogantes que se siguen abriendo a partir de aquí, al esbozar cualquier intento de relacionar estas dos premisas.

He aquí un primer listado de cuestiones:

 

Si partimos de la base -como plantean los teóricos que abordan el campo de las transformaciones en la sociedad-, que cada nueva tecnología transforma muchos de los aspectos de la sociedad en la que se introduce:

  • ¿Presentan o presentarán los nativos digitales realmente modalidades novedosas de procesamiento?
  • ¿O la estructura se mantiene intacta y sólo cambian sus relaciones objetales?

 

Y de ser así,

  • ¿Cómo pensar esos procesos de simbolización tempranos que son condición para la organización psíquica?

 

  • ¿Cómo diferenciar entre nuevas relaciones objetales y procesos de  alienación?

 

  • La sustitución de la mirada pasiva que imponía el modelo de Televisión de algunas décadas atrás; frente a la implicancia activa que impone la computadora –o ciertos modelos para relacionarse con la misma-, ¿no establece diferencias?

 

Y en esa misma línea,

 

  • Los formatos más fragmentados y las modalidades de conexión diferentes de lo conocido, lo que en términos de los teóricos de la educación denominan “niños multitasking”, representan un empobrecimiento en los modos de atención? O denuncian un empobrecimiento de la mirada observadora de docentes y /o psicoanalistas?

No olvidemos en este punto que se da un fenómeno muy particular, que es una de las pocas situaciones en donde queda subvertida la asimetría generacional en donde los adultos saben más que los niños…

 

  • Se presenta hoy un debate acerca de si realmente hay una plusvalía cognitiva de estos niños. Asistimos creo a una fuerte tensión entre profundidad y multitasking, (en términos técnicos readingbrain y surfingbrain)

 

  • ¿Tienen estas nuevas relaciones objetales la capacidad de construir nuevos sujetos? (diferencio aquí, como mencionaba, producción de subjetividad de cuestiones inerentes a la instauración de la tópica)

 

 

Todos interrogantes abiertos.

 

Continúo un poco más,

En el estado de impreparación del psiquismo infantil, en donde la prematurez evolutiva de la que hablaba Freud, produce que el psiquismo arme y desarrolle formas espontáneas de simbolización y ligazón;

  • ¿Cuáles son o serán los efectos en la constitución e instauración del psiquismo, -si es que los hay-, en la convivencia entre estos niños con la/s tecnología/s – desde un origen-?

 

  • Por otra parte, desde una lectura más amplia socialmente, ¿Qué implicancias tienen los hechos de este/os nuevo/s mundo/s, que detrás de una supuesta globalización y homogeneización aparecen y se desarrollan infinitas diferencias-?

 

Pero para destrozar regiones aún más pequeñas el mapa de hipercomplejidad que tiene esta real realidad (/ verosímil ficción[iii]):

  • ¿Es posible hablar de UNA categoría de niñez, según los clásicos patrones con los cuáles estaba definida hasta ahora -edad, procesos evolutivos y madurativos, etapas vitales-?

 

Digo entonces,

 

La niñez como  categoría –pensada como hasta hace poco tiempo-, queda desdibujada en las múltiples paradojas del mundo actual.

 

Una crisis que de manera indudable rearma y rearmará este mapa tan difícil de definir.

 

  • ¿Hasta dónde siguen siendo válidos los estudios que intentan sistematizar los tiempos de evolutivos como hechos generales?
  • ¿Qué poder ejerce la “brecha tecnológica” a la hora de pensar a los niños?

 

 

Si coincidimos con el hecho que la edad no es una realidad biológica objetiva e inmutable, sino una construcción sociohistórica que varía según sea el régimen demográfico de cada sociedad,

  • ¿Qué tienen en común un niño europeo, newyorkino; con un niño del interior de un país tercermundista?.
  • ¿Qué implicancias puede tener para un niño en su subjetividad ser contratado a sus 12 años de vida como hacker por el FBI o crear un programa que sea vendido en 60 millones de dólares?
  • ¿Y qué de los niños guerrilleros de algunos países árabes comandando grupos de inteligencia y ataque?

 

Qué fenomenal paradoja surge cuando se cruzan esas realidades con los adolescentes tardíos que no terminan de crecer.

           

Una fórmula que propone Manuel Castells puede servir de ayuda.

El dice en relación a muchas de las complejas situaciones que se presentan producto de diferencias socioculturales: “Pensar Global, Actuar Local”.

 

Los niños “incluídos” y los niños “excluídos” no tienen ni tendrán, de forma alguna, las mismas posibilidades. Para decirlo un poco más serio. Se convierten en marcas de diferencias radicales el hecho de ser un nativo digital, un nativo inmigrante, un excluído digital. Esto es un hecho ya visiblemente claro. Parafraseando respetuosamente a Primo Levi, en “los salvados y los hundidos”, podríamos hablar de “los integrados y los excluídos”.

 

El Final:

Síntesis y para terminar.

Indudablemente son muchas las líneas de análisis y situaciones a ser repensadas. Enumeré recién solo un primer y grueso punteo, para intercambiar y abrir el debate con uds.

Es imposible hacer predicciones en relación a los cambios. Sólo podemos aspirar a lograr algún tipo de análisis de los datos que existen, con lo difícil y contradictorio que puede resultar dicho trabajo.

 

En un mundo en donde nada es del todo realidad, ni nada es del todo ficción; en donde hay una primacía de los actos sobre las palabras, la gran pregunta que queda abierta es:

 

¿Qué se mantiene y qué es lo que cambia?

 

martin vul

lic. en psicología. psicoanalista

master en sociedad de la información y el conocimiento por la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), bajo la tutela del Prof. Manuel Castells.

miembro del Colegio de Psicoanalistas http://www.colegiodepsicoanalistas.com

martin.vul@gmail.com

54.11.49625204

 

 

 



[i] Ciencia, Tecnología y Sociedad. Estudios interdisciplinarios surgidos y desarrollados en los últimos 30 años.

[ii]Enumero algunos: Determinismo tecnológico, el estudio social de la tecnología, los denominados estudios CTS, el enfoque constructivista social, el enfoque del actor-red...

 

 

 

 

La Bibliografía:

 

 

BLEICHMAR, Silvia; (1993); La fundación de lo inconsciente. Destinos de pulsión, destinos del

sujeto. Amorrortu Editores. Buenos Aires

 

CASTELLS, Manuel; (1997); La era de la información: economía, sociedad y cultura. Vol. 2. El

poder de la identidad. Alianza Editorial. Madrid

 

CASTELLS, Manuel; (2001); La Galaxia Internet. Plaza & Janés Editores. Madrid

 

LAPLANCHE, Jean; (1987); Problemáticas V. La cubeta. Trascendencia de la transferencia. Amorrortu editores. Buenos Aires

 

LAPLANCHE, Jean; (1992); La prioridad del otro en psicoanálisis. Amorrortu Editores. Buenos Aires

 

TURKLE, Sherry; (1995); Life on the screen. Identity in the Age of the Internet. Ed. Simon & Shuster. New York

 

VIRILIO, Paul; (1995); La velocidad de la liberación. Manantial Editorial. Buenos Aires

 

VUL, Martin; (1999); Nuevos Enigmas: Adolescencia. Algunas hipótesis en Giberti, Eva y Vul, Martin. La adopción. Nuevos enigmas en la clínica. Editorial Sudamericana. Buenos Aires

 

VUL, Martin;(2005); La sociedad red en la conflictividad adolescente. Estrategias de vinculación y despliegue de la sexualidad. UOC. IN3. Internet Interdisciplinary Institute. http://www.uoc.edu/in3/dt/esp/vul0705.html