• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Sábado 31 de Octubre Jornada de trabajo LA NOCIÓN DE INTIMIDAD Un problema actual del psicoanálisis


Publicada el 01/09/2009 por Colegio de Psicoanalistas





Sábado 31 de Octubre Jornada de trabajo LA NOCIÓN DE INTIMIDAD Un problema actual del psicoanálisis

Un problema actual del Psicoanálisis.

Hasta la introducción del mundo digital en la vida cotidiana, hasta que el formato  televisivo del reality-show deviniera un modelo a imitar, la intimidad parecía tener un espacio claro y preciso. Remitía a lo interior, a lo secreto, a lo privado, sin que pareciese necesaria ninguna delimitación conceptual acerca del uso de estos términos puramente descriptivos. Se hablaba de relaciones íntimas para referirse a la vida privada de los cuerpos compartiendo sus secretos en la aventura del amor o el goce del sexo. Se hablaba de partes íntimas para aludir a aquellas que el pudor protege de la desmesura pulsional. Se escribían diarios íntimos donde la interioridad psíquica se construía en la personal trama del relato de los más secretos ensueños o de las más triviales cotidianeidades. Decir que algo era íntimo, decir que era privado, decir que era secreto, eran todos recursos del lenguaje para aludir a aquello interior que debía quedar  oculto a la mirada de los otros. Intimo, privado, secreto, interior, eran términos básicamente intercambiables cuando se aludía a aquello más oculto. Pero desde la incorporación de la tecnología digital a la vida cotidiana y los nuevos formatos en la TV,  desde que se exhiben los “secretos” del cuerpo, del amor y las diarias banalidades en Internet, desde que lo tradicionalmente privado ha devenido público, esos términos exigen precisiones.  No hacerlo supone el riesgo de concluir precipitadamente que la idea de intimidad –como noción o categoría que alude a ciertos aspectos constitutivos del funcionamiento psíquico- ha perdido toda significación al quedar vacía de referencia en este siglo XXI, y creer que la forma pública de las manifestaciones mencionadas le sustrae toda densidad.. En verdad, corremos el riesgo de dejarnos obnubilar por las evidencias sociales desconociendo nuestra perspectiva de analistas.  La que nos obliga, por cierto, a repensar la noción de intimidad –más allá de los paseos por las pasarelas públicas del ciberespacio o de los medios de comunicación de masas- en sus vinculaciones con las dimensiones metapsicológicas y clínicas de nuestro campo. Pensar que los evidentes cambios en los modos sociales de categorizar lo íntimo puedan poner en duda su estructural función, no es algo que como psicoanalistas podamos suscribir sin profunda discusión. En ese sentido, la jornada de trabajo a la que convocamos se propone poner en debate una cuestión que nos parece central tanto para la clínica, como para las teorías del psiquismo, como para una aproximación al problema de la subjetividad. A discutirla, los convocamos. Haciendo expreso que en tanto es en esa discusión que ancla el espíritu de nuestra institución, los espacios de discusión de cada trabajo y del conjunto en plenario general serán el centro de la actividad. Es entonces, a participar de ese debate necesario que los invitamos.