• Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Linkedin

Pulsión de muerte: trazas en la clínica


Publicada el 24/06/2017 por Gloria Stafforini





Pulsión de muerte, sus trazas en la clínica
                                                        Gloria Stafforini

¿Y cuáles son las trazas de la destrucción, el vacío o la escisión?  En este trabajo sigo un rastreo teórico clínico tratando de dar cuenta de un origen, un sentido y un movimiento de esta particular tendencia a la desinvestidura, invistiendo yo si, aspectos donde esta llamada Pulsión se puede visibilizar  O sea los aspectos en donde aparece cierta des imbricación, cierta desligadura, con la Pulsión de vida. Ya sea por exceso de cantidad o por defecto, la tendencia al cero produce efectos en el yo, fragiliza la estructura, produce somatizaciones y muchas veces boicotea los tratamientos por reacción terapéutica negativa, repeticiones o acting out.
   En este trabajo me permití elegir como música de fondo una canción de Charly García que me parece que expresa muy bien el sentir de aquellos pacientes que  de modo particular sufren intensamente los avatares de esta Pulsión y porque el mismo ha cantado sobre la muerte, varias veces.


Vivo bajo la tierra
Vivo dentro de mi
Yo no tengo un espejo
No tengo un souvenir....
Si este dolor durara por siempre
No digas nada que quede aquí
Porque yo voy donde nunca estoy
Donde nunca fui......

                                                                          Charly García " Chipi Chipi"

Pulsión de muerte, algunas reflexiones

La Pulsión de muerte es un concepto en sí mismo esquivo de definir, que presenta diferencias teóricas visibles a lo largo del psicoanálisis. Desde la concepción más biologista en Klein hasta el concepto de Lacan de la Pulsión de muerte como única Pulsión suele haber distintos modos de abarcarla, aunque hay cierto consenso en pensarla como desinvestimiento, des imbricación de la Pulsión de vida, tendencia hacia  el 0 o a la destrucción. Freud  nos dice que trabaja en silencio, dentro del cuerpo, que solo es visible en su intrincación con la Pulsión de vida.
 Si pensamos en la categoría de esta Pulsión, el concepto de Pulsión no se mantiene a menos que pensemos en un origen corpóreo, como la Pulsión teniendo una fuente especifica somática.
         En relación al origen
Hay ciertos acuerdos en teorizar, aunque con matices distintos que las primeras relaciones del niño con su madre generan  líneas de fractura o integración que serán remodeladas a lo largo del recorrido histórico en combinación con las series complementarias y dejaran un trazado por donde se jugará la dinámica vida- muerte en sus diferentes manifestaciones.
 En relación a esto último, es muy rico el concepto de Aulagnier en relación a lo que involucra el "no deseo de hijo" que hace  un repaso de la historia psíquica de cómo fue engendrado ese nuevo ser en la fantasmática de los padres y si el proceso cumple con los requisitos psíquicos para engendrar un nuevo ser o es repetición de marcas edípica de la madre con su madre entre otras cosas.  Este encuentro  puede ser punto de partida de un déficit en las funciones de integración y autoestima del yo.   El yo deficitariamente investido a su vez carecerá de una buena integración y defensas apropiadas. Cuando la capacidad amorosa de la madre o de la persona que cumple la función está ausente o cargada de odio, el aparato psíquico del niño se ve amenazado de enormes angustias de las cuales se defenderá precariamente, pero sabemos que su psiquismo sufrirá las consecuencias. El arrasamiento narcisista o la excesiva sobre adaptación son a veces el precio de un desencuentro en el origen. Los mecanismos defensivos para evitar el dolor o el miedo no serán adecuados o traerán más trastornos en su devenir. Estos pacientes son los llamados pacientes narcisistas, con yoes abroquelados o funciones muy desparejamente investidas. Son los pacientes difíciles,  que tienen predominio de escisiones, desmentidas, actings, somatizaciones y que a veces, se quieren morir, para no tener que desear más.....

               

El yo como objeto y los objetos del yo.

      El concepto de Green sobre Pulsión de muerte y su tarea 
desobjetalizante me resulto útil para trabajar con este tipo de pacientes en la clínica en donde la destructividad, el letargo, la repetición, o la rigidez del superyó  ponen en jaque los tratamientos. Green plantea que la Pulsión de muerte tiene una función desobjetalizante ¿Y cuál es el objeto de esta función?
El objeto es el yo que no es amado por el objeto, o aquellas funciones que son objetos del yo. Funciones varias , posesiones del yo que abarcan también lo somático, siempre teniendo en cuenta que las relaciones cuerpo psiquis no son equivalentes, son obviamente legalidades distintas  pero , aún así la irrupción de enfermedades graves  a posteriori de hechos traumáticos ,me generan innumerables preguntas sobre los nexos que parecieran " enloquecer" al cuerpo. Varios episodios de este tipo llamaron mi atención últimamente y aunque son temas controvertidos, no puedo dejar de plantearlos.

 El cuerpo como escenario

 Actualmente se diagnostican más enfermedades del sistema inmunológico, donde el mismo sistema invierte la función y ataca el organismo que debería defender. ¿Qué es lo que hace que lo "familiar del cuerpo se vuelva extraño" y funcione como atacante? ¿Se trataría de una suerte de equivalencia biológica de " vuelta contra la propia persona"? Aun no hay respuestas que nos satisfagan pero cada vez más la palabra “stress” y los efectos destructivos de la hormona cortisol producida por el exceso de adrenalina se escuchan de otra manera en los consultorios médicos aunque falten los nexos que permitan una articulación completa

       " Deseo de no deseo"

    Quizás la originalidad intrínseca en el concepto de Pulsión de muerte es que en su misma nominación revela una imposibilidad de conceptualizarla. No reuniendo las categorías para ser llamada pulsión,  Se suele pensarla más bien en relación a un movimiento, a una  tendencia, fundamentalmente al deseo de no deseo...a la desinvestidura, a la inercia total.    Si la vida es agitación, ruido, vitalidad y lazos eróticos,   la Pulsión de muerte "trabaja en silencio”, dice Freud, dentro del cuerpo,  es un intento de deshacer los lazos perturbadores con el mundo desligándose. Si esta pulsión  es localizable en la clínica, lo es solamente cuando conserva cierta intrincación y por su acción destructiva sobre el objeto.
    El objeto es el  yo que no cesa de no ser amado por el objeto y exhibe sus heridas de ese encuentro, heridas que se re -actualizan, frente a otros encuentros que redoblan situaciones traumáticas.  El desafío en el análisis es no reduplicar en la transferencia las situaciones de abandono o de indiferencia en el origen de esa historia con posturas analíticas demasiado rígidas o generalizantes donde el fanatismo teórico termina siendo más importante que el paciente. Producir un nuevo comienzo, una  neo génesis como diría Silvia Bleichmar  que posibilite re traducciones ligadoras para lo que era irrepresentable, abrir a nuevas identificaciones, e  investimientos  de proyectos vitales es el camino deseado. Porque si el yo no puede articular nuevas defensas, es posible que vuelva  a caer, en una repetición. No de lo idéntico pero si de lo posible, que a veces no tiene la distancia  y la diferencia suficiente con el primer trauma.
Decíamos entonces que la "sombra de la desinvestidura cae sobre el yo”, no se trata de una muerte biológica, aunque puede terminar siéndolo pensando en algunas anorexias o estados de caquexias, se trata en principio de una suerte de muerte psíquica, el yo ya no quiere seguir deseando, y corre el riesgo de  desinvestir  aquello que no puede tramitar o le resulta una cantidad demasiado amenazante.
Lo cual nos llevaría a pensar lo previo al movimiento de la desinvestidura. ¿Cuál fue la dinámica previa?  En algunos casos el exceso de cantidad de excitación puede funcionar como cortocircuito que amenaza con desconectar las conexiones ante peligro de inundación de cantidades excesivas. Cantidades que provocan afectos, angustias insostenibles o acciones a veces no queridas. La traducción afectiva seria el sentimiento de " Basta,, no puedo más", Según Rechardt e Ikonen hay ciertos sentimientos específicos que estarían dominados por Tánatos, " la ira , la envidia " la culpabilidad, el aburrimiento,  el vacío....
 Las reactivaciones de  situaciones traumáticas ponen en peligro al yo y el sentimiento es el desvalimiento o  la angustia de muerte, un ejemplo  extremo seria  los ataques de pánico como estallido de las defensas donde el yo se siente inerme frente a cantidades intramitables muchas veces con muy poca representación o directamente ninguna, donde aparecen en su reemplazo  sensaciones corpóreas de todo tipo, La idea de estar volviéndose loco o de tener un infarto da cuenta del ataque en el que se ve envuelto el yo cuando siente que le faltan elementos para ligar o representar situaciones. A veces núcleos traumáticos  en la historia, que no han sido representados  funcionan como una suerte de fuerza centrípeta que impiden una continuidad prospectiva vital y fijan al sujeto a una situación sin que sepa que es lo que pasa pues queda abolido todo aquello que los podría develar.
  La combinación de las condiciones preexistentes con, por ejemplo, el sadismo del superyó puede provocar distintos niveles de sufrimientos masoquistas que funcionan a  veces a la manera de una reacción terapéutica negativa que es otra de las manifestaciones de la Pulsión de muerte.

                    Reacción Terapéutica negativa, excesos y traumas.


  Victoria tiene  un matrimonio y una empresa exitosas, empresa  que construyó pudiendo dejar a un lado su primera profesión de contadora que era la misma que la de su madre que dejó la profesión para ocuparse de su familia. Pero cada vez que abre un nuevo local o planea un viaje se enferma o empieza a tener ideas catastróficas sobre lo que puede pasar del estilo de se puede caer el avión o se puede enfermar etc. O si no comienza a pensar culposamente que sus padres pueden morir y ella no estar.
   Hay  un tipo particular de pacientes que empeoran cuando el análisis  o la vida va mejor por culpa o necesidad de castigo. Por más que conscientemente reconocen sus logros y están de acuerdo con las interpretaciones en el análisis, algo pasa que la situación empeora, o aparecen boicots o episodios somáticos que a veces traban el proceso.
   La reacción terapéutica negativa tiene múltiples causas. El superyó, el sentimiento exacerbado de culpa, la necesidad de castigo, Freud está de acuerdo en pensarla como expresión del instinto de muerte, en estos casos hay como un intento de volver al estado anterior desconociendo los progresos logrados ensañándose a veces con repeticiones de algún conflicto que parecía superado,  en este sentido el análisis puede posibilitar una re elaboración de los aspectos más repetitivos o más masoquistas intentando que entren en serie y se puedan ligar a una nueva historia.
     En este tipo de clínica, hoy totalmente común, muchas veces encontramos en la historia de los padres, lo "no deseado" del nacimiento del hijo, que debió haber sido otra cosa, hombre o mujer, más lindo o más inteligente, o haber nacido en otro momento o directamente no haber nacido.
Como dice muy bien Charly:

                             La lágrima me dice
                              que yo tampoco soy
                              La hija de un amor
                              La hija del dolor
                              yo soy quien no debe ser....



   Hijo no deseado, o equivoco de hijo.

  Y este alguien que " no debe ser" o debió haber sido otra cosa, o de otro padre o madre en la fantasmática de los padres, funciona a veces como la marca en el orillo del rechazo en el linaje, hace que muchos chicos que no lo son tengan a veces la fantasía de que son adoptados. Sienten como una discontinuidad en su crianza.
 Tendencia a la esquizoidia, o a veces ciertas dificultades en ligar los contenidos del pensamiento, las escisiones en la percepción o en la conciencia, o la desafectación, son las marcas de la indiferencia o los exceso en la crianza. 

Las escisiones en el yo hacen de los conflictos un no conflicto, las partes no se tocan y no forman un retorno de lo reprimido. La función sintética del yo sucumbe a los traumas a repetición.
   Este tipo de pacientes en general ponen a prueba los tratamientos en los que predomina un vacío, una sensación de impotencia, letargo o astenia que a medida que se va rodeando muchas veces empieza a aparecer la angustia peligrando la continuidad del tratamiento o a veces generando actings complicados.....Las dificultades en lograr una transferencia  que permita trabajar y no redoble los traumas tempranos es todo un desafío. Armar un encuadre posible para ese paciente,  ni muy cerca, ni demasiado lejos requiere una empatía y un timing muy fino porque las angustias de exclusión o de intromisión son demasiado grandes, lo mismo que un estado de excitación o ansiedad permanente que se resiste a ser ligada... A veces por tanta labilidad la sensación es estar escribiendo en el agua.

        Teresa 41 años, consulta porque no puede lograr una pareja ni un trabajo demasiado estable. Ella misma no tiene una afectividad demasiado coherente. Ríe y llora en todas las sesiones. Se casó y separó de un jugador compulsivo hace 10 años, y tiene una carrera universitaria pero siempre termina trabajando de secretaria " porque tiene que pagar el  alquiler" Ha vivido con un equilibrio económico bastante precario donde a veces se ha pasado  " comiendo fideos toda la semana”. Su vida afectiva es sumamente lábil, se enamora y desenamora con total facilidad, en realidad más que amores, se maneja por sensaciones de mayor o menor apego y necesidad

   Podríamos ensayar entonces  la siguiente clasificación de recorridos de la Pulsión de muerte.
En cuanto al origen o causas
El encuentro primario con la madre, y lo producido en la estructura
Aspectos  integrados o desintegrados del yo
Defensas a predominio de escisión o desmentida
Aspectos sádicos del superyó
La repetición
Los traumas elaborables
Ciertos factores somáticos que incluyen la melancolía o las depresiones endógenas y algunas anorexias.
La reacción terapéutica negativa
Los acting out.
La tendencia a la repetición

En cuanto a la calidad de lo rechazado

Tendríamos la estructura psicótica o
Las perversiones



                        Descompensaciones psicóticas


     En los pacientes muy graves los aspectos de la destructividad hacia el otro o hacia la propia persona son a veces la antesala del desinvestidura  o van parejamente juntos, el estallido de furia esquizoparanoide de un brote psicótico se parece demasiado a los gritos de ataque de los ejércitos primitivos previos a una masacre, la diferencia es que en este caso el atacado es el yo, la desorganización psicótica es un verdadero ataque a las funciones del yo donde un hecho parcial es leído como una totalidad. A veces un simple gesto de alguien fuertemente investido de manera conflictiva produce una debacle en una estructura precaria.
      Una película, Melancholia, de Lars von  Trier, muestra la potencia de un gesto, de una expresión, lo parcial leído como un todo que desencadena un desastre. En ella se relata la historia del casamiento de Justine cuya fiesta se hace en la casa de su hermana Claire y en paralelo como metáfora se acerca un satélite que inevitablemente chocara contra la tierra. La película se desarrolla en varios planos, hace una crítica social y al mismo tiempo despliega la personalidad psicológica de sus intérpretes  A pesar de esa amenaza del planeta que inevitablemente se va acercando y que en principio esta desmentida, el casamiento sigue y todo guarda cierto "orden" enmarcado en la trilogía de Wagner que anticipa la tragedia  Un padre inconsistente y una madre llena de odio a la cual  le alcanza solo una mirada para que la Justine, la hija se descompense y destruya toda la situación . Como en el cuadro clínico melancólico es interesante ver que en la medida que la certeza de la muerte se les acerca Justine se va apaciguando al revés de su hermana Claire que entra en angustia

                       Sadomasoquismo


     Aun cuando el componente de odio y agresividad hacia el objeto sea intenso, da cuenta aun, de la ligazón con aspectos libidinales, Las actuaciones sado masoquistas aun con sus aspectos más terribles contienen una investidura y una conservación del objeto vivo para hacerlo sufrir, no son la nada., aunque por su acción  tienden a la destrucción  del .psiquismo y de sus ideales. O sea que la destructividad en ciertas cantidades aun de sufrimiento posibilita ligadura. Sabemos que los torturadores tratan de conservar una "medida” de la tortura para no "perder" al prisionero, la pérdida podía ser física. Pero quizás la peor muerte puede ser la del espíritu, la del alma. Hay una medida de sufrimiento psíquico pasada la cual, el yo no puede conservar las ligaduras y desinviste las funciones total o parcialmente para no seguir sufriendo

     Recordemos escenas del "Portero de la noche " de Cavani de tremendo erotismo que posibilitaba la vida de la prisionera. Las escenas de tortura, de pasión y porque no de amor giraban en un paisaje de arrasamiento y alienación más absoluta
    .
Y es esta concepción  de lo amoroso que nos lleva al comentario de la pasión y sus vicisitudes. En medio de situaciones de femicidio además de las lecturas sociales no podemos dejar de pensar en los componentes psíquicos que muchas veces hacen que la pasión termine en muerte. Como diría Joaquín Sabina

"Y morirme contigo si te matas
 Y matarme contigo, si te mueres
  Porque el amor cuando no muere mata
   Porque amores que matan nunca mueren"....

  La pasión conlleva  una degradación del objeto de placer que deviene en objeto, el objeto en cuestión puede ser diverso, el trabajo, la tecnología, el juego, la droga o un objeto amoroso que se degradan en objeto de necesidad. Y a veces esta relación casi unívoca es la única manera posible que tiene el sujeto de vincularse.

  Actualmente el femicidio pareciera el modo privilegiado de liberarse de estados de alienación y sufrimiento pasionales. Las relaciones de este tipo nos revelan un encuentro sexual donde el otro es fuente absoluta de placer y necesidad. Al no ser correspondido en la medida de su fantasma lo que aparece para evitar el sufrimiento es el deseo de destrucción de aquello que se transformó en un objeto narcisista absolutamente necesario para su economía libidinal. Se impone la dialéctica "yo o el otro " que termina en asesinato que puede no solo incluir al objeto de sufrimiento sino también a sus posesiones, sus hijos o padres etc.
    El congelamiento de los roles masculinos o femeninos, el mandato a no cambiar o la absoluta imposibilidad de pensar la identidad como un devenir y no como algo fijo, inmodificable, junto con leyes que hasta hace muy poco no protegían a la mujer, han posibilitado que la furia y la impotencia masculina se expresaran de la peor manera



Pensando entonces  la cultura como facilitadora de esta tendencia hacia la muerte y a la  destrucción, las sociedades que promuevan e inciten a la

Exclusión de las diferencias
Sometimiento
Excesiva competencia
Logicas de pensamiento  duales,
Fanatismos políticos o
Adicciones en general
 Estarían generando condiciones y subjetivaciones más proclives a la patología, la criminalidad y la guerra.

El superyó tanatico encarnado en lo social, pidiendo lo imposible en su máxima versión contribuye a crear las mejores condiciones para que  lo mortífero se desarrolle.     La máxima "Serás lo que debas ser o no serás nada, "refleja la lógica narcisista donde lo tercero queda excluido...y el a "Todo o Nada" impide las posibilidades de un logro posible....Ciertos fantasmas del estilo "príncipe o mendigo" muy presentes en los obsesivos, tienen la lógica encerrante y cruel de este tipo de superyó...que a veces se acompañan de ascetismo o privación absoluta del deseo a cambio de total obediencia.   La misma lógica aparece y se incrementa cada vez más en las pautas estéticas sobre el cuerpo donde cada vez más las mujeres nos sometemos a un ideal de belleza y juventud congelada y perpetua que nos transforma en su vertiente más extrema, en caricaturas hambreadas y clonadas de revista, con un costo carísimo en materia de salud y finanzas.

         La muerte y los ideales

       Los ideales socio culturales que ponen en juego la supervivencia física o mental exigen una revisión  de criterios meta psicológicos y culturales. Actualmente el mundo se ve atravesado por distintos suicidios y ataques  rituales que se pueden sancionar pero son muy difíciles de analizar si nos hayamos fuera del código simbólico y cultural donde fueron gestados. Lo mismo que las situaciones de guerra o enfermedad en donde la muerte es elegida por el yo como un valor o para preservar la idea de la identidad porque si no dejaría de ser, debieran ser revisados a la luz de la complejidad y capacidades particulares de cada individuo y su historia...
Las decisiones de morir, frente a determinadas circunstancias en las cuales el yo no toleraría vivir, dejaría de ser quien es, no se pueden simplemente tomar como una actuación patológica sino que dependen del contexto psíquico y socio histórico del momento. El uso y costumbre del duelo para resguardar el honor estuvo fuertemente investido culturalmente durante varios siglos, y era considerado un hecho digno, batirse por una dama, hoy nos resultaría impensable....
En nuestro país la guerra de las Malvinas entre otros sucesos hoy en revisión, expresa particularmente como los Ideales de Época de una sociedad justifican y honran la muerte o la denigran y la consideran absurda y falta de sentido si cambia el contexto y su significación.

                                         Alienación del pensamiento en la cultura

    En este sentido me parece interesante el concepto de Piera Aulgnier de "alienación del pensamiento" como otra manera de pensar lo mortífero actuando sobre las posesiones del yo, en este caso la función del pensamiento y muy actual para pensar los ciertos extremismos religiosos o políticos. Piera habla de un deseo de muerte del pensamiento. El deseo de no pensar  es equivalente a una muerte del pensamiento propio que queda alienada por el deseo de sostener a un Otro no castrado. El deseo de que ya no halla conflicto, porque Alguien tiene la certeza absoluta y detenta un saber sin fisuras. Si el pensamiento como producto psíquico se caracteriza por poder ser crítico, porque hay una instancia critica, la alienación evita cualquier tipo de conflicto que el yo pueda tener con sus ideales. No hay ya diferencias o vacilaciones, Implica el no tener que ni siquiera dudar A su vez tiene que haber  un Otro con deseo de alienar y que tiene abolido el dato de lo que en realidad está pasando en esa situación
Buen ejemplo, son la generación de fanatismos ideológicos tipo secta donde a veces la infantilización es tan grande que produce regresiones catastróficas donde el ideal es matar al diferente para recibir premios celestiales. Las inmolaciones de Isis y los últimos atentados dan cuenta de este fanatismo, donde además se enrolan adolescentes que están o quedaron fuera del sistema buscando quizás un sentido y una organización perdidas. A veces estos grupúsculos sirven para legitimar ciertas perversiones.         Recordemos la secta Moon o los Legionarios de Cristo al servicio de la pedofilia donde sus miembros carecían de la más mínima discriminación. Debe haber alguien que es   investido por el grupo como Todopoderoso y que dice que es lo que hay que pensar, sentir hasta comer y además  y sobre todo regula la sexualidad y el placer permitido. En estos casos se pierde el pensamiento individual en función del ideal compartido. Alguien me comentaba que su madre profesional, médica, se había ido a una secta hindú cuando él tenía 4 años, estuvo 10 años  con el grupo.... "le destruyeron el yo y armaron como un yo colectivo, dejo de ser ella" decía.
Este yo sin bordes, sin discriminación, sin defensas y sin pensamiento propio es el producto de alguien con deseo de alienar, de matar el pensamiento de cualquier idea que pudiera cuestionarlo...
Quizás actualmente el éxito de los atentados terroristas se juega en la imposibilidad neurótica de poder prever esa lógica fanática y lograr una estrategia eficiente para evitar tantas muertes inocentes, sin sentido. Asesinadas de cualquier manera, atropelladas por la calle como basura o  en un recital de adolescentes, sin discriminación ninguna con el solo fin de hacer desaparecer, destruir a quien deja de ser humano para el otro.
Evidentemente la cultura o lo que nosotros llamamos cultura cada tanto entra en un periodo que potencia la exclusión, el terror y el canibalismo económico donde el otro queda desinvestido como otro. Por lo tanto además de las condiciones individuales hay condiciones sociales en la génesis de las tendencias de muerte que hacen que el otro no sea considerado un humano
 Los factores socio históricos siempre influyeron en el contexto teórico de Freud. No olvidemos que escribe "Más allá del principio del placer" luego de la Gran Guerra en 1919. En 4 años murieron 20 millones de personas, 10 millones resultaron heridas y participaron no solamente todos los estados europeos sino también sus aliados .Aun así en 20 años otra Guerra peor que la anterior barrio con xx millones de persona, un grupo de los cuales respondía al criterio de los que "no debían ser ni existir y menos aún tener una tierra, un país.
El siglo 21 estrena un desarrollo imponente de tecnología al servicio de la humanidad con realidades virtuales y facilidades comunicacionales imposibles de describir ...y al mismo tiempo  arrastra 22 situaciones entre guerras y conflictos armados además de los " sin tierra" que llegan donde pueden con lo puesto.    Muchos de los ejércitos modernos están conformados por niños.....

Como diría Charly

                           Tómalo con calma
                           La cosa es así
                           Ya se hace de noche
                            me tengo que ir...........








Bibliografía

Freud.        “Lo ominoso"
Freud         " Más allá del Principio del Placer"
Green.        " Narcicismo de vida, Narcicismo de muerte"
                   " La Pulsión de muerte" Green, Widloker, Laplanche, JPIkonen,
                    "Por que las pulsion es de destrucción o muerte?
Hornstein.    " Narcicismo"
Piera
Aulagnier.        " Los destinos del placer"
Joyce
Mac Dougall   " Alegato por una cierta anormalidad"qq